Nadie entiende qué pudo pasar por la cabeza del doble homicida de Aspa

Según el conseller Jané, disparó tres veces contra los agentes forestales con una clara "intencionalidad".

¿Qué pasó por la cabeza de Ismael Rodríguez Clemente, un joven aparentemente «normal» de Vacarisses, para matar dos personas sin tener motivos? Esta es la pregunta que se hace todo el mundo en Vacarisses. También se lo pregunta su abogada, que afirma que no tenía una intención deliberada de cometer un hecho tan grave. El detenido, que permanece en las dependencias de los mozos de Lleida a la espera de pasar a disposición judicial el martes, dice no recordar nada. Los cazadores dicen que se descontroló de una forma inesperada cuando se descubrió que no tenía licencia o que el hecho de que le quisieran incautar el arma le podía haber generado una situación de estrés que hubiera hecho que hubiera perdido lo que los juristas denominan capacidad volitiva o voluntad. En resumen: la cordura.

En su pueblo nadie lo cree. Él era un muchacho sano, apasionado de la caza y con relación emocional estable. Nadie lo recuerda con depresión, ni violento, ni inestable. Lo que está claro, dijo el consejero Jordi Jané, es que se trata de un hecho claro: se disparó en la cabeza de los agentes rurales con la intención de matar. Todo el mundo está consternado, en los pueblos de los fallecidos, pero también la gente alrededor de Ismael. Ellos le aconsejaron no ir a cazar con aquella escopeta del calibre 12 para la que no tenía la licencia de tipo «E». Pero sí era poseedor de la de clase «D», que le permite utilizar un rifle.

El detenido disparó tres veces -según informó el consejero-. El homicida confeso estaba acompañado por tres hombres, que no estaban presente en ese momento y que no pudieron evitar que se produjera la tragedia. Lo que sí hicieron fue convencerlo de que llamara al 112 y se entregara a la policía confesando lo que había hecho. El Gobierno de la Generalitat ha decretado un día de luto en toda Cataluña, en el que se suspenden todos los actos lúdicos y festivos.

Port de Tarragona