El Supremo eleva a siete años la pena para el enfermero que abusó de una paciente anestesiada en Barcelona

La víctima salía de una operación quirúrgica en el hospital del Sagrado Corazón cuando fue víctima de los tocamientos

El Tribunal Supremo ha elevado a siete la condena de cuatro años y medio de prisión que impuso la Audiencia Provincial de Barcelona por abusar sexualmente de una paciente que había sido operada en el hospital del Sagrado Corazón de la Ciudad Condal. El alto tribunal ha contemplado la petición del Ministerio Público y agrava la pena al considerar que, no sólo no había consentimiento de la víctima, sino que se aprovechó de la situación de vulnerabilidad en la que se encontraba debido a la intervención quirúrgica . Los hechos ocurrieron en 2012 cuando el enfermero, de nacionalidad brasileña, hizo tocamientos a la paciente todavía confusa para la anestesia. Cuando le preguntó que le tocaba la vagina, el empleado dijo que era para que pudiera orinar. Entonces continuó con los abusos aunque la víctima cerraba las piernas para evitarlo. La Audiencia consideró en su día que se había producido un consentimiento viciado. Pero el Tribunal Supremo es claro: «El relato de los hechos demuestra que fue absolutamente inconsentida». Por este motivo se aplican dos agravantes de superioridad y vulnerabilidad de la víctima. La declaración del marido, la enfermera de planta y el jefe de enfermería ha sido básico para la condena.

Port de Tarragona