Una operación conjunta de Mossos y Policía Nacional iniciada en el Vendrell desarticula una red que traía droga desde Pakistán con ‘mulas’

En les diferents actuacions i registres domiciliaris arreu de Catalunya s'han detingut 18 persones.

El descubrimiento de un punto de venta de droga en un domicilio de El Vendrell, en el Baix Penedès, en 2015, fue el origen de una larga y complicada investigación que ha dado como resultado la detención de 18 personas el pasado día 1 de febrero. En la operación, de carácter internacional, han participado conjuntamente agentes de los Mossos d’Esquadra y el Cuerpo Nacional de Policía.

Los detenidos están acusados ​​de delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Trece de los dieciocho arrestados han ingresado en prisión. En la operación, los agentes también llevaron a cabo 17 registros en Barcelona, ​​Badalona, ​​Santa Perpetua de la Moguda, Hospitalet de Llobregat, Esplugues de Llobregat y Sant Boi e intervinieron cuatro kilogramos de cocaína, cinco de heroína, más de diez de sustancias adulterantes y de corte y más de 18.000 euros en efectivo. La droga la transportaban ‘mulas’ desde Pakistán y Afganistán vía Dubai o Doha con destino final Barcelona desde donde se hacía la venta y la distribución.
En aquella operación realizada en 2015 se supo que la organización estaba liderada por paquistaníes que introducían importantes cantidades de heroína en el Estado a través de Praga y Grecia también mediante ‘mulas’. Una vez que la droga llegaba a Grecia los encargados de su posterior distribución eran personas de nacionalidad española con vínculos con los paquistaníes.

Esta información que salía de aquel registro en el Vendrell derivó en una nueva investigación a principios de 2016 tutelada y dirigida por el juzgado de instrucción número 1 de Badalona. Durante la investigación se han desarticulado diferentes células que conformaban la organización criminal.

Las investigaciones condujeron a los investigadores a determinar que el jefe de la organización era un paquistaní con pasaporte portugués que se trasladaba a menudo a Barcelona para reunirse con sus dos lugartenientes, también de nacionalidad paquistaní. En estos viajes el líder del grupo se servía de una fundación de ayuda a ciudadanos de origen paquistaní establecidos en Cataluña desde donde procuraba ocultarse para llevar a cabo sus actividades ilícitas.

La estructura del grupo la integraban el líder y sus dos lugartenientes que, a su vez, lideraban autónomamente cada una de las dos ramas de la organización que se conformaban de diferente manera con su propia red de distribución. Una de ellas tenía su propio proveedor de cocaína en parte de la estructura de la organización principal.

El día 1 de febrero se culminó la investigación con el dispositivo policial. Se llevaron a cabo 17 registros en Badalona, ​​Santa Perpètua de la Moguda, Barcelona, ​​Hospitalet de Llobregat, Esplugues de Llobregat y Sant Boi de Llobregat.

Durante las diferentes fases de la investigación se han intervenido cuatro kilogramos de cocaína, cinco de heroína, más de diez de sustancias adulterantes y de corte y más de 18.000 euros en efectivo. Además se bloquearon varias cuentas bancarias y activos patrimoniales por valor de 18.000 euros. Los agentes continúan las investigaciones para determinar si hay aún más implicados en esta trama internacional de tráfico de drogas.

Port de Tarragona