Seis mossos heridos y dos individuos detenidos, balance de un multitudinario enfrentamiento entre policías y vecinos en Hospitalet

Més de cinquanta persones van baixar al carrer per enfrontar-se a una vintena d'agents, que no van utilitzar armes de foc per defensar-se

Seis mossos de escuadra sufrieron heridas de diversa consideración al intentar evitar que cuatro hombres intentaran volcar un coche, con el conductor dentro, en la calle de las Islas Canarias, en el barrio de La Florida de Hospitalet la noche de ayer. De momento, sólo dos personas han sido detenidas por estos hechos. Una vez se tuvo conocimiento de que estaba pasando, al lugar comenzaron a llegar patrullas de los Mossos, a los que ayudaron unidades de la Policía Local. Los individuos que participaban en aquella extraña manera de perseguir a un conductor, lejos de calmarse y obedecer a los agentes, comenzaron a enfrentarse a ellos, resistiéndose a ser identificados y detenidos. Al lugar de los hechos comenzaron a llegar otras personas, que acudían a los gritos de ayuda que emitían los que se resistían a ser identificados. Los que llegaban, vestidos con pijama o con el torso desnudo se añadían a la pelea, algunos utilizando palos, o las porras que lograban sacar de las manos a los policías. Llegó un momento en que en la calle Islas Canarias se contabilizaban hasta cincuenta personas participando, entre gritos, en aquel enfrentamiento contra los policías. Las lesiones que sufrieron los mossos iban desde heridas en la cabeza, así como erosiones por puñetazos y forcejeos. Aunque en las imágenes que grabaron algunos vecinos con el teléfono móvil se puede oír hablar de «pistola», ninguno de los que participaban -ni policías ni los que se enfrentaban, usaron ningún arma de fuego-. Tanto el consejero de Interior, Jordi Jané, como los sindicatos policiales, mostraron ayer su indignación por un hecho que se calificó de «inadmisible» por parte del máximo responsable policial de Cataluña, mientras desde elSAP-Fepol se reclamaba una «condena ejemplar» para los detenidos.

Port de Tarragona