Trabajo de ingeniería en las latas de refresco para esconder droga, en la estación de Segur

Los Mossos hicieron un curioso descubrimiento en las inmediaciones la estación de Segur de Calafell: un vendedor de bebidas lo que realmente entregaba a cambio de los euros eran latas vacías. Y alguien se preguntará qué interés tiene un recipiente vacío. Aquí se encontraba la sorpresa, ya que las latas estaban manipuladas de tal manera que se podían desenroscar y dentro tenían un cilindro que permitía esconder droga, pero también dar la sensación de que contenía líquido. De esta manera era difícil visualmente detectar la venta de sustancias estupefacientes. Pero, claro, el vendedor no podía ser imputado por tráfico de drogas, ya que sólo llevaba latas vacías. Un servicio policial «diferente», pero también anecdótico. Prueba de ello es que los policías han querido explicar cómo manipulaban las bebidas a un vídeo que podéis ver a continuación:

Port de Tarragona