Toda la policía de Europa, detrás de una operación contra el comercio ilegal de angulas con epicentro en Deltebre

La Guardia Civil, coordinada con Europol y Eurojust, ha detenido 8 personas en España y 9 en Grecia, implicadas en la exportación ilegal de los animales que se vendían en China.

La firma Mariscos Roset, de Deltebre, era el epicentro de actuación de una organización delictiva internacional que comerciaba ilegalmente con angulas en operaciones financieras que evitaban los impuestos. La Guardia Civil, en una operación coordinada por Europol y Eurojust y en la que han participado Portugal, Italia, Francia, Grecia y Reino Unido, ha procedido a la detención de 8 personas en Tarragona, Sevilla y Valencia, a las que habría que sumar otros 9 que han sido detenidas en Grecia pertenecientes a esta banda. A los detenidos se les imputan los delitos de contrabando, falsedad documental, contra la fauna y blanqueo de capitales, todo ello bajo estructura de Organización criminal. Entre los detenidos en nuestro país, se encuentran dos ciudadanos chinos vinculados con el sistema de pago conocido como «Hawala», «CHOP» o «FEI-Ch’ien», por el que la organización habría recibido de Hong Kong parte del dinero en metálico procedentes de la venta de angulas y directamente de los ciudadanos de nacionalidad china asentados y con negocios en España, lográndose de esta manera evitar la transferencia internacional de dinero con el que se reducían las comisiones y eludían el control de las autoridades de control fiscal y financiero.

Asimismo, se ha incautado cerca de dos toneladas de animales vivos, y se han practicado en España 9 registros en domicilios e instalaciones empresariales en los que se intervinieron medios informáticos, documentación de la actividad ilícita realizada , vehículos de alta gama, más de 300.000 euros en metálico y en pequeños lingotes de oro. A esta cantidad hay que añadir los cerca de 240.000 euros que fueron intervenidos en un control cuando la red venía de reunirse con los ciudadanos chinos detenidos, encargados de la entrega de dinero en metálico por el sistema descrito.

La operación, denominada abaya se inició el pasado mes de junio, cuando efectivos del UCOM del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, tuvieron conocimiento de que una empresa de Deltebre, dedicada al sector de las angulas, podría estar exportando de forma ilegal. Cabe destacar que esta empresa ya había sido investigada en el 2012 (Operación SUCULENTA) por el mismo motivo. Una vez que se realizaron las primeras gestiones, los agentes pudieron comprobar que la firma podría seguir exportando angulas (alevines de la especie Anguilla anguilla) utilizando otros países de la UE para evitar ser detectados. Con la información obtenida por la Guardia Civil, el pasado mes de julio se mantuvo una reunión en la sede de EUROPOL en La Haya, en la que se definieron los cometidos de cada uno de los países afectados.

Una vez recogida la información, la Guardia Civil pudo constatar que la empresa española adquiría las angulas pescadas legalmente e ilegalmente en territorio español, a las que se sumaban las compradas a ciudadanos franceses, portugueses e italianos, sin saber valorar la posible ilegalidad de la procedencia de estas angulas. Para adquirir las angulas de forma ilegal se servían de pescadores furtivos en la zona de Andalucía (Comunidad Autónoma donde la pesca de esta especie está totalmente prohibida) Valencia (donde está permitida su pesca a profesionales con declaración de capturas), o en la zona del Ebro (donde se autoriza la pesca pero con obligación de declaración de las angulas pescadas). Una vez reunida una cantidad determinada (entre 800 y 1000 kilos), era trasladada hasta Grecia en un camión especialmente acondicionado para el transporte de peces vivos, y, desde allí, ocultando la realidad de su contenido, era enviada a Hong Kong , para ser posteriormente comercializada en China.

Port de Tarragona