Huye de un control, conduce temerariamente por Girona, rompe barreras de la AP-7, daña dos patrullas y lesiona dos policías

Fue detenido en Fogars tras media hora de persecución y uno de los dos fugitivos todavía se está buscando por la zona.

El conductor de un Volkswagen Golf con matrícula francesa fue detenido la madrugada de ayer tras una espectacular persecución policial que duró más de media hora. El arrestado es un chico de 24 años, sin domicilio conocido que, por motivos que se desconocen, intentó evitar un control de los Mossos ubicado en el peaje de la AP-7 en Girona. Alrededor de las dos de la madrugada, el vehículo echó marcha atrás cuando vio que al otro lado de las barreras había patrullas policiales. El conductor, de nombre árabe, cogió de nuevo la autopista en dirección norte, mientras los agentes comenzaron a perseguirlo. Dentro del Volkswagen viajaban dos hombres, que tomaron la salida Girona Oeste. El perseguido condujo a toda velocidad por algunas calles de la capital gerundense y volvió a entrar en la autopista rompiendo las barreras. La fuga continuó en dirección sur entre una espesa niebla que impedía tener una visibilidad a larga distancia por parte de los policías. El presunto delincuente intentaba hacer creer a las patrullas que tomaría cada una de las salidas de la autopista y, en el último instante, volvía a la vía principal. Sí que salió en Hostalric, donde de nuevo rompió una barrera, que golpeó la patrulla de los Mossos que le perseguía.

Finalmente, en una rotonda, le esperaba otra patrulla de los Mossos de la comisaría de Santa Coloma que había sido avisado por radio y que le impedía el paso. El conductor del Golf hizo un derrape violento y terminó chocando contra el coche policial, al que causó importantes daños. Los dos mossos que estaban en el interior sufrieron lesiones. El otro coche patrulla no pudo evitar colisionar con el de los delincuentes, que quedó frenado de repente. Los que huían lo hicieron a pie desde ese momento, separándose uno del otro y corriendo por el centro del campo en el término de Fogars. Uno de ellos fue detenido, pero el otro logró fugarse aprovechando la oscuridad de la noche y la niebla, en el bosque. El arrestado fue trasladado al hospital de Blanes. Se le acusa de cuatro delitos: conducción temeraria por originar un riesgo grave de circulación, daños, lesiones y atentado contra agentes de la autoridad. Probablemente mañana pasará a disposición judicial.

Port de Tarragona