Medio centenar de atracadores se llevan 40 millones de dólares de la sede de Prosegur en Paraguay

Un policía y tres delincuentes murieron. Se ha conseguido detener a 8 de los ladrones en Brasil. Utilizaron armas, explosivos y vehículos de guerra.

Pocas veces se ve un robo de estas características en el mundo. Entre cincuenta y sesenta atracadores, equipados con vehículos militares, lanzagranadas y explosivos, reventaron la sede de la empresa de seguridad española Prosegur en Paraguay, de donde sustrajeron 40 millones de dólares. La policía se vio completamente desbordada para evitar el robo, no obstante, consiguió abatir a tres de los atracadores, pagando un alto precio, ya que uno de los agentes murió en el enfrentamiento. La Ciudad del Este, donde ocurrió el suceso, es fronterizo con Brasil, por lo que la policía de ese país ha conseguido detener horas después a ocho individuos acusados de participar en el robo. El lugar, un enclave comercial importante en el país, se convirtió en una auténtica zona de guerra, e incluso los delincuentes se organizaron por comandos que desarrollaban una labor diferente cada uno de ellos.

El primero de los ataques se cometió explosionando cartuchos de dinamita, que echaron abajo parte del edificio. A continuación perforaron muros hasta llegar a la bóveda donde se encontraba el dinero. Algunos testigos hablaron de una actuación que se alargó más de una hora. Huyeron con el botín dejándolo todo sembrado de explosivos y de coches incendiados para entorpecer la persecución de la policía, que en medio del caos, las alarmas y los disparos, se vio desbordada. La mayor parte de la banda pudo huir hacia el norte, dejando la ciudad a oscuras. El robo fue atribuido a la organización criminal brasileña Primer Comando Capital (PCC), que se dirije desde una prisión de Sao Paolo, en Brasil y que, hace dos meses, cometió otro robo de las mismas características en ese país.

Port de Tarragona