La empleada del Metro agredida tiene miedo, ha pedido cambio de línea y dice que se irá del barrio

Una pareja la esperó a la salida del Carmel, de la línea 5, de Barcelona y le dio una paliza el sábado.

Mónica Martínez, la empleada de Transportes Metropolitanos de Barcelona, que recibió una paliza por parte de una pareja en la salida del Metro del barrio del Carmel, ha declarado hoy en el programa El Balcó de Ser Cataluña que tiene miedo de vivir en el barrio y ha pedido a la empresa que la cambien de línea. La mujer explicó ayer cómo sucedió todo: Una pareja (algunas fuentes afirman que iban bebidos) pretendía hacer un intercambio de una tarjeta T12 dañada y una T4, dedicada a personas mayores y con disminución. La empleada del Metro afirmó que sin un certificado ella no podía renovar la tarjeta subvencionada. Al quedarse con los títulos, Martínez fue amenazada por la pareja que la esperó a que acabase su jornada. A las 3,30 Mónica salió a la calle y allí estaba la pareja. La mujer se lanzó sobre ella y empezó a darle golpes y patadas en las costillas y las piernas, mientras el hombre intentaba apartarla. Finalmente, pudo introducirse en el ascensor, aunque la agresora la siguió.

«He pedido no volver a esta línea. Ellos viven en mi barrio y sé que al final acabaré marchándome, no por mi, porque tengo dos niñas pequeñas».  La empleada ha aclarado que las lesiones que tiene son una vértebra aplastada y contusiones por todo el cuerpo y desmiente lo que algún compañero suyo relató en las redes sociales sobre que tenía la mandíbula y una vértebra fracturadas. Los Mossos d’Esquadra ya han identificado a los autores del hecho y se desconoce por el momento si se ha procedido a su detención.

 

 

Port de Tarragona