Historias que se repiten: nuevo caso de niños heridos en un castillo hinchable y de una conductora ébria que arrolla a ciclistas

M.P.-Dicen que la realidad a veces supera la ficción. Tenemos que remontarnos a marzo de 2016 para encontrar en el mundo un caso similar al ocurrido en un restaurante de Caldes, en el que una niña murió y otros seis resultaron heridos en un castillo hinchable el pasado domingo. En aquella ocasión, ocurrió en la localidad inglesa de Essex. Ahora, una semana después del caso ocurrido en Cataluña, de nuevo se ha repetido el caso: hoy en Collado Villalba, en Madrid, donde ha volcado la atracción. Afortunadamente no ha sido tan grave y ha quedado todo en un gran susto, ya que los menores tan sólo han sufrido heridas leves al quedar atrapados bajo el castillo, que se ha dado la vuelta. Uno de ellos sufrió una fractura de muñeca. El caso pone de manifiesto que no aprendemos de nuestros errores. Pero por si la coincidencia temporal fuese sorprendente (los dos casos en domingos consecutivos) también en ese mismo intervalo de tiempo ha vuelto a ocurrir otro suceso que se repite en los últimos días: Una conductora ebria y drogada ha atropellado a dos ciclistas en Lizain, en Navarra. Uno de ellos está herido, un hombre de 66 años de Pamplona, y su acompañante ha resultado ileso. La conductora se ha dado a la fuga, pero ha regresado a pie al lugar tras aparcar en un pueblo cercano.

Port de Tarragona