El juez ordena prisión sin fianza para los dos agentes de la Guardia Urbana acusados del asesinato de un compañero

Un tercer testigo "sorpresa" ha declarado ante el Juzgado de Vilanova, que mantiene el secreto de las actuaciones.

El juez ha ordenado el ingreso en prisión sin fianza de los dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona detenidos por el presunto asesinato de otro policía. Rosa Maria Peralt, pareja de la víctima, y su compañero Albert López, que mantenía una relación sentimental con ella, declararon ayer ante el Juzgado de Instrucción número 8 de Vilanova, encargado del caso. Junto a ellos, al mediodía, declaró una tercera persona, un testigo «sorpresa» del que no se tenía constancia hasta el momento. El turbio caso de la presunta ejecución del agente se mantiene en un riguroso secreto judicial y los Mossos han tenido especial cuidado en que los detenidos no se comunicasen entre sí para «preparar» la declaración. Se desconoce por el momento qué fue lo que pudo llevar a los detenidos a cometer el presunto asesinato o qué hechos, intereses -o informaciones- llevaron a que los procesados «tuvieran» que acabar con la vida del compañero, que murió de varios disparos, según la autopsia.

 

 

 

Port de Tarragona