Los atracadores de la gasolinera de Lleida hirieron a un empleado con un destornillador y destrozaron varios coches en su huida

Un empleado de la gasolinera que sufrió un atraco ayer en Lleida, origen de la persecución policial que acabó con la muerte de uno de los presuntos delincuentes, fue herido de levedad con un destornillador. Los autores del robo con intimidación, que se produjo a las 19.45 h., huyeron a bordo de una furgoneta en dirección al barrio de la Bordeta. En la avenida Pla d’Urgell, los atracadores chocaron contra un coche estacionado, pero continuaron en dirección a una antigua hípica, donde el vehículo se salió de la calzada para continuar campo a través, hasta que chocó contra una valla. Los ocupantes continuaron la huida a pie. Tras ellos los agentes les daban el alto, pero fue necesario realizar disparos intimidatorios para frenar la huida. Uno de los disparos pudo haber impactado con uno de los presuntos atracadores, que murió. Sobre las diez de la noche, la autoridad judicial ordenó el levantamiento del cadáver. El segundo atracador intentó refugiarse en una casa de la zona, aunque los Mossos pudieron localizarle y detenerle minutos después.

 

 

 

Port de Tarragona