Los terroristas intentaron alquilar un camión, pero falló la tarjeta de crédito y llevaban en la furgoneta una docena de cócteles Molotov

LOS CUCHILLOS UTILIZADOS ERAN DE COLOR ROSA Y MEDÍAN 30,48 CENTÍMETROS.

Uno de los terroristas muertos en Londres por la policía intentó alquilar un camión de siete toneladas y media días antes de la tragedia, similar al utilizado en el ataque de Niza, según ha revelado hoy la policía metropolitana de la capital británica. El vehículo de transporte no llegó a manos del asesino porque falló su tarjeta de crédito al intentar pagar. Además, se ha sabido que en el interior de la furgoneta que atropelló a los viandantes en el London Bridge guardaban doce botellas de vino a modo de cockteles Molotov y dos antorchas, que no pudieron utilizar, ya que murieron antes de llegar a esa segunda fase del ataque.

La policía ha dado a conocer estos detalles, hoy sábado. El terrorista que acudió a la agencia de alquiler de vehículos fue Khuram Butt. El jefe de la unidad antiterrorista de la Metropolitan Police reveló también que los cuchillos utilizados tenían 12 pulgadas (30,48 centímetros) de longitud y, algo raro, la hoja era de color rosa. Un detalle encontrado en el registro de una de las casas de los atacantes lo dice todo: en una mesa se hallaba el Corán, abierto por la página «describiendo el martirio», informó el policía.

La policía reveló que tres personas murieron en el puente, entre ellos el hombre que salió disparado cayendo en el río Támesis, antes de que bajasen del vehículo los terroristas. Conducía la furgoneta Butt. Posteriormente, asesinaron a las otras cinco personas en el Boroug Market. En la furgoneta, que se alquiló en abril pasado, también se hallaron sillas y sacos de grava, que presuntamente tenían la intención de justificar un traslado, mudanza y obras, a la hora de alquilar el vehículo. Además, quisieron que el vehículo no fuese vacío y tuviese más peso.

 

Port de Tarragona