Los Mossos desarticulan una banda de «butroneros» que actuaba en empresas del Camp de Tarragona

Los Mossos de Tarragona han detenido a tres miembros de un grupo criminal que se dedicaba a realizar robos en fuerza a empresas y establecimientos comerciales del Camp de Tarragona por el procedimiento del «butrón» (hacer un agujero en una pared para acceder dentro de las instalaciones). Las detenciones son el resultado de una investigación que los Mossos iniciaron el año pasado después de que se produjeran una serie de robos en empresas con un mismo modus operandi.

En todos los robos los ladrones solían acceder al interior de las empresas y los establecimientos forzando puertas o ventanas y, en alguna ocasión, también utilizaban el método del «butrón». Una vez dentro sustraían dinero, herramientas de trabajo u otros objetos de valor, aunque en dos de los robos también sustrajeron varios vehículos que estaban estacionados en su interior. En total sustrajeron cinco turismos, cuatro de una empresa de Bellvei (Baix Penedès) y uno de una de la de los Infantes. Los cinco vehículos, que utilizaban para cometer los robos, se recuperaron meses después en diferentes municipios de las comarcas tarraconenses.

El día 7 de junio se realizó un dispositivo policial con entradas y registros en tres domicilios en Tarragona, Cambrils y La Canonja y los agentes detuvieron a los tres investigados. Durante los registros se localizaron terminales de telefonía móvil, tabletas, ordenadores portátiles, cámaras de vídeo, tarjetas de telefonía y varias joyas, entre otros objetos. También se intervino 500 gramos de hachís, 100 gramos de cogollos de marihuana y documentación diversa.

A los detenidos se les relaciona con nueve robos con fuerza cometidos entre el mes de marzo de 2016 y abril de 2017. En este periodo violentaron cinco empresas de Bràfim, Bellvei, de los Infantes, Alcover y Valls y cuatro bares de Cambrils. La investigación continúa abierta con el objetivo de averiguar la procedencia de los objetos intervenidos y para comprobar si los arrestados pueden estar relacionados con otros hechos delictivos. Los tres hombres, de nacionalidades serbia, española y kosovar y de edades comprendidas entre los 43 y los 48 años, pasaron el viernes 9 de junio a disposición judicial ante el juzgado de instrucción 2 de Valls que decretó la libertad con cargos por a los tres.

Port de Tarragona