Ocho detenidos que pertenecían a un grupo criminal que robaba a clubes deportivos del Camp de Tarragona

Los Mossos de Tarragona detuvieron a siete personas, una de nacionalidad española y seis de nacionalidad rumana, como presuntos autores de 29 robos con fuerza en instalaciones y centros deportivos del Campo de Tarragona, pero también de otros lugares de todo el país. A los arrestados también se les atribuye el delito de pertenencia a grupo criminal.

La investigación se remonta al 23 de enero de este año cuando se produjo un robo con fuerza en un club de pádel ubicado en Cunit. A este primer hecho le siguieron varios robos de características similares siempre en centros deportivos, principalmente vinculados a la práctica del tenis y del pádel, en el Camp de Tarragona.

Los investigadores establecieron que detrás de los robos había un grupo criminal dedicado a violentar centros deportivos y bares en varias comarcas de Cataluña. Las gestiones de investigación permitieron que este grupo criminal actuaba con preferencia por una tipología determinada de club deportivo: buscaban preferentemente clubes que tuvieran el perfil de cliente asociado a un cierto poder adquisitivo como los clubes de tenis y de pádel y clubs de golf, aunque también asaltaban otras instalaciones deportivas como complejos deportivos municipales, clubes de Natación o campos de fútbol. Otro de los objetivos de los ladrones era acceder a los bares que suele haber en el interior de estas instalaciones para tratar de llevarse la recaudación. Una vez dentro de la instalación deportiva los integrantes de la banda buscaban dinero en efectivo, dispositivos electrónicos o cualquier otro material que pudiera tener una cierta salida al mercado negro como utensilios para la práctica del deporte o bebidas alcohólicas. El líder del grupo se encargaba a diario de hacer envíos de dinero hacia Rumanía.

Las pesquisas condujeron a los investigadores hacia la identificación del principal investigado y líder del grupo y saber que tenía intención de marchar a Rumanía el día 29 de junio. De hecho tanto él como el resto de miembros del grupo ya habían comprado los billetes de avión y de autobús y estaban listos para marchar. Por este motivo y ante la posibilidad de que, tanto esta persona como los demás integrantes del grupo, se fueran a su país y ya no en devolvieran se precipitó el operativo para detenerlos.

El dispositivo se llevó a cabo el 28 de junio en la madrugada: los mozos detuvieron un vehículo con cinco de los investigados justo después de haber cometido un robo con fuerza en una instalación deportiva de Corbera de Llobregat. Unas horas más tarde los agentes hicieron una entrada y registro en un piso de Santa Coloma donde detuvieron al líder de la banda y una mujer. Durante el registro los policías encontraron 2.000 euros en efectivo, veinte teléfonos móviles y 40 botellas de licor. Finalmente, al día siguiente arrestaron el octavo ladrón.

La investigación ha puesto de relieve que este grupo criminal había actuado en las localidades de Mataró, Sant Feliu de Llobregat, Cunit, Salou, Igualada, Olot, Hostalric, Gurb, Riells, Tarragona, Reus, Segur de Calafell, Santa María de Montbui, Vendrell y Corbera de Llobregat con un total de 29 robos. Los detenidos pasaron a disposición judicial y el juez decretó el ingreso en prisión para cuatro de los integrantes del grupo y libertad con cargos para el resto.

Port de Tarragona