La niña que murió de una paliza tenía signos de tortura de su tío, un vigilante de seguridad ingresado en prisión

El testimonio de las dos hermanas de la víctima, de 12 y 15 años está desvelando la situación que vivía la fallecida días antes.

Iván P.P., de 31 años, es el detenido como presunto autor de la muerte de su sobrina de 8 años a consecuencia de una paliza. El arrestado es desde hace siete años vigilante de seguridad y se enfrentará con toda probabilidad a una nueva acusación, la que se desprende del testimonio de las hermanas de la fallecida, de 12 y 15 años. La mayor afirma que la niña había sido encerrada durante horas y atada. Las marcas en sus muñecas y tobillos podrían dar veracidad a la versión de una de ellas, según informa el Heraldo de Aragón.
Iván ha sido ingresado en prisión hoy después de que la jueza de Jaca le haya tomado declaración. El caso se inició después de que los médicos del hospital Miguel Servet diagnosticaran que los golpes que tenía la niña no se correspondían con una caída por unas escaleras, tal como dijo su tío a los servicios sanitarios.
La población de Sabiñánigo está consternada por un suceso de tal gravedad, imposible de entender desde unos parámetros de normalidad. El Ayuntamiento decretó dos días de luto oficial y se ha hecho una concentración en repulsa por este hecho.

Port de Tarragona