Un ex trabajador de banca ingenia un sistema empresarial para estafar 600.000 a los bancos

Se han hecho tres detenciones, aunque el cerebro de la trama, con un amplio conocimiento del funcionamiento interno de los bancos, está fugado posiblemente a un país sudamericano.

Los Mossos de Cornellà y de Esplugues de Llobregat, en Barcelona, ​​han puesto a disposición judicial a tres hombres como presuntos miembros de un grupo criminal, falsificación de documento mercantil y por estafa a entidades bancarias. Los detenidos, de 41, 43 y 46 años, son de nacionalidad española y tienen el domicilio en Castellbisbal y en Cornellà de Llobregat.

La investigación se inició a finales de 2016 cuando se tuvo conocimiento de las acciones ilegales que desarrollaba un grupo criminal con el objetivo de estafar a diferentes bancos mediante la cobertura de empresas legalmente constituidas. El principal investigado y jefe del grupo había sido anteriormente empleado de banca y de ahí que conocía perfectamente los sistemas y procedimiento internos relativos a la comprobación y concesión de créditos y aceptación de pagarés a pequeñas y medianas empresas.

Con estos conocimientos previos, lo primero que hacía era seleccionar una empresa ya constituida, sin actividad pero con relativa antigüedad. A continuación, contactaba con el administrador de la empresa y la adquiría. Así lo hizo hasta con cinco empresas.

A continuación, buscaba alguna persona con necesidades económicas y le ofrecía un buen sueldo para que figurara como administrador principal de la empresa adquirida, con la intención oculta que hiciera de testaferro y que las reclamaciones patrimoniales por impago de los bancos recayeran en él. Ya con la empresa adquirida y el testaferro nombrado, se dirigía a diferentes bancos y haciéndose pasar por director financiero de la empresa y gracias a sus conocimientos de economía y banca, se ganaba la confianza de los directores de las entidades bancarias a las que quería estafar.

Después de un breve periodo de tanteo, durante el cual los investigados hacían movimientos de dinero y de tarjetas corporativas que invitaban a pensar que todo era normal en la actividad de la empresa, emitían pagarés falsificados y, mediante estos, pedían anticipos de pagos y líneas de crédito destinados a la compra de maquinaria hasta obtener, de cinco bancos diferentes, más de 600.000 euros en total. Posteriormente, los testaferros nombrados como responsables a efectos legales de la empresa retiraban en metálico de las cuentas de las empresas las cantidades estafadas y las entregaban al jefe de la trama. Los créditos no eran devueltos y los pagarés se comprobaban posteriormente como falsos.

Los estafadores hicieron todas las estafas en el mismo lapso de tiempo, entre octubre de 2015 y abril de 2016, para así evitar que las entidades bancarias pudieran informarse entre ellos que habían solicitado préstamos y / o habían emitido pagarés o facturas simultáneamente a diferentes bancos. Ante estas evidencias, los agentes detuvieron a tres hombres, dos de ellos hermanos, como presuntos miembros de un grupo criminal y autores de los delitos de falsificación de documento mercantil y de estafa continuada, aunque el cerebro del grupo no ha sido detenido porque se encuentra fugado posiblemente a un país de América del Sur. Los arrestados pasaron a disposición judicial y el juez en funciones de guardia decretó su libertad con cargos. La investigación continúa abierta para poder detener a los otros dos estafadores implicados.

Port de Tarragona