Un alcalde pide socorro ante el avance de los incendios forestales que sufre de nuevo Portugal, mientras España envía ayuda

Un helicóptero de extinción se estrelló ayer aunque el piloto resultó ileso. Las llamas amenazan algunas casas en un municipio en la zona de Alijó. España ha enviado ayuda con dos medios aéreos Canadair.

La situación que vive de nuevo Portugal por culpa de los incendios forestales ha hecho recordar la tragedia de hace algunas semanas en ese país. El incendio que más preocupa es el que afecta desde ayer a la zona de Alijó, con cuatro frentes activos, aunque también hay otros dos fuegos en Malgualde y Oleiros. España ha enviado dos aviones en ayuda de los bombeiros portugueses.

Una prueba de lo que decimos queda patente en la frase que ha emitido hoy el alcalde de la población de Alí: «Es una alerta, es una petición de socorro para todo el país para ver si nos ayudan», dijo en la localidad de Vila Cha, donde las llamas estuvieron cerca de las casas causando momentos de pánico. Magalhaes continuó con sus ruegos: «El fuego está incontrolado, no sé lo que la noche nos traerá. No vamos a disponer de los medios aéreos y el viento sigue. Los frentes activos se han multiplicado».

Un helicóptero sufrió ayer una caída cuando recogía agua de un pantano para sofocar el incendio forestal  de Alijó, en el norte de Portugal, aunque el piloto salió ileso, confirmaron fuentes de Protección Civil lusa. El aparato cayó en la orilla de un pantano pero el piloto se encuentra «bien», aseguraron las mismas fuentes, que precisaron que las llamas están siendo combatidas por más de 260 bomberos, 58 vehículos terrestres y ocho medios aéreos.

Mapa de los incendios activos que afectan el país vecino (en rojo)

https://fogos.pt/?fire=2017060031515

 

Port de Tarragona