Un hombre empotra su coche contra una pizzeria deliberadamente y mata a una niña a las afueras de París

El atropello masivo ha herido de diversa consideración a una docena de personas. Las autoridades descartan por el momento el móvil terrorista y creen que se trata de un suicida.

El conductor de un vehículo BMW se ha empotrado contra una pizzeria en la ciudad francesa de Sept-Sorts, a las afueras de París, atropellando mortalmente a una niña de 13 años. El suceso se ha registrado minutos después de las ocho de la tarde y aunque se considera un hecho deliberado, las autoridades alejan el móvil terrorista por el momento. En el suceso han resultado heridas graves cuatro personas y otras ocho leve, que, junto con la fallecida, se encontraban en la terraza del establecimiento.

El conductor homicida fue detenido y su identidad no constaba en los ficheros policiales, ni de la inteligencia antiterrorista, ni siquiera por la justicia. Según el portavoz del ministerio del Interior francés, Pierre-Henry Brandet, el detenido dijo que intentaba poner fin a su vida y que lo había intentado ayer, domingo, sin haberlo conseguido. Diversas fuentes, entre las que se encuentran el rotativo galo Le Monde, afirmaron que el hombre declaró que llevaba consigo, en el asiento trasero, un arma de asalto Kalashnikov.

Al parecer, en el momento en que sucedió el atropello masivo, había una veintena de personas en la pizzeria, que recibió el impacto del vehículo en la zona del interior, en la barra del bar.

 

 

Port de Tarragona