Los estibadores de Tarragona se unen a los de Barcelona en la decision de no abastecer los cruceros de policías

Los estibadores denominan a estas naves como "los barcos de la represión".

Los estibadores de Tarragona se han unido a la decisión tomada por sus compañeros de Barcelona, que han decidido en asamblea no apoyar a los «barcos de la represión». Se refieren a los tres cruceros que ha fletado el Ministerio del Interior y que han atracado en el puerto de Barcelona (2 de ellos) y en Tarragona, ha informado Catalunya Ràdio.

Las embarcaciones servirán de «hotel» a los agentes que el Gobierno envía a Cataluña para evitar el Referèndum del 1-O. Esta fórmula es la mejor solución que ha encontrado el Ejecutivo para alojar a un número de agentes que roza los 4.000, la mayoría de ellos de los denominados «antidisturbios». Por otra parte, las vías terrestres son un continuo río de furgonetas, patrullas y hasta motocicletas que transportan a unidades policiales y de Guardia Civil. A ellos se une los blindados que se dirigen al campamento militar de Sant Climent Sescebes.

Port de Tarragona