Detienen a 23 personas por «añadir un cero» cuando cobraban con tarjeta a tres clubes de alterne de Barcelona

Los Mossos han culminado una investigación que se ha saldado con la detención de 16 trabajadoras sexuales implicadas en estafas a clientes de tres clubes de Barcelona. También han denunciado la administradora de los locales por los delitos de estafa y falsificación documental y detuvieron 7 trabajadores más (1 hombre y 6 mujeres) de este locales.

La investigación se inició a partir de las primeras denuncias realizadas en 2015 por clientes de estos locales que contaron a la policía que habían sido víctimas de cobros de importes fraudulentos. Hasta ahora, 9 hombres han denunciado los hechos. El importe de la estafa asciende a unos 40.000 euros.

Las trabajadoras sexuales detenidas aprovechaban del estado de embriaguez de los clientes para hacer unos cargos en sus tarjetas bancarias en concepto de consumiciones que no llegaban a tomar o añadiendo un «0» en el importe a la hora de realizar el pago en el datáfono. Este hecho suponía que el cliente acababa pagando 10 veces más del importe real. Así pues, el hombre invitaba voluntariamente a chicas del club y, a la hora de cobrar la consumición, la encargada de hacer el cobro con el datáfono ponía un «0» de más a la máquina. Paralelamente, la víctima también firmaba un comprobante con el importe correcto y posteriormente añadían el «0» de más para que quedara constancia.

Agentes de la Unidad Central de Documentoscopia realizaron un estudio y análisis de los tickets recogidos que habían firmado los denunciantes y concluyeron en su informe que estos documentos habían sido manipulados. En casi todos los casos se detectaron alteraciones en los importes cobrados a los que se había añadido un «0» de más.

La investigación se ha alargado durante meses para que los responsables del local han puesto impedimentos para aportar las filiaciones de las chicas que estaban con los clientes en el momento de las denuncias así como de las trabajadoras que cobraban
con el datáfono. Asimismo, en un principio tampoco aportaron imágenes para poder esclarecer los hechos. Finalmente, a partir de una sanción administrativa por no colaborar con la policía en otro caso, la empresa aportó imágenes de los últimos casos y filiaciones de las personas implicadas.

En la mayoría de los casos las víctimas eran turistas o tenían una relación sentimental estable por lo que ha costado mucho que denunciaran los hechos a los mozos por miedo a tener problemas con su pareja. Hasta ahora 9 hombres han denunciado la estafa.

Finalmente la investigación ha culminado con un balance de 23 personas detenidas, de las cuales 7 eran trabajadores del local (6 mujeres y 1 hombre) y 16 eran trabajadoras sexuales. También se ha denunciado la administradora del local como autora de 7 delitos de estafa, 1 delito de estafa leve y 7 delitos de falsificación documental.

Port de Tarragona