Los Mossos detienen en Barcelona un preso huido durante un permiso que asaltaba tiendas de telefonía móvil

Los Mossos han detenido a un hombre relacionado con varios robos con violencia en establecimientos comerciales de telefonía móvil de Barcelona. Se da la circunstancia de que el detenido estaba cumpliendo una condena de prisión por su implicación en varios robos con violencia e intimidación en tiendas de telefonía cometidos en 2010 y que después de un permiso penitenciario no retornó a la cárcel.

A finales de agosto se pudo relacionar esta persona con un robo violento que tuvo lugar a mediados de agosto en una tienda de telefonía donde se llevó terminales móviles de gama alta y el dinero de la caja registradora, amenazando los dependientes y haciéndolos entrar en el almacén de la tienda. El autor llevaba gafas de sol y un casco de motocicleta para dificultar su identificación.

Días más tarde se produjo otro robo violento de características similares en otra tienda de telefonía y los investigadores determinaron la autoría de esta misma persona, por lo que se intensificó el dispositivo de búsqueda de este individuo.

A finales del mes de octubre, dos personas con cascos y cuchillos de cocina cometieron un robo en otra tienda de telefonía y se llevaron el dinero de la caja registradora, además de teléfonos móviles y otros productos tecnológicos de venta al establecimiento. Esta tercera investigación también concluyó que la persona que estaban investigando había cometido este robo.

Finalmente el día 31 de octubre se produjo un cuarto hecho, en este caso la tienda de telefonía afectada era la misma que en la segunda ocasión, cuando nuevamente dos autores intimidaron a los trabajadores con cuchillos de cocina y los encerraron en el interior del almacén.

En este último caso, uno de los dependientes aseguró que uno de los autores era la misma persona que la había atracado el mes de septiembre. Los investigadores prepararon un nuevo dispositivo que terminó con su detención.

El detenido resultó ser la persona evadida de la justicia y en la mochila que llevaba estaban los dos cuchillos de cocina utilizados en el último robo y la ropa que había utilizado y que se había cambiado para confundir a los agentes. No se recuperó el material de telefonía sustraído en estos hechos, que asciende a más de 9.000 euros. El detenido ingresó nuevamente a prisión tras pasar a disposición judicial. La investigación continúa abierta para localizar los acompañantes que habrían participado en los otros robos.

Port de Tarragona