Trece años de cárcel por arrebatar el arma a un mosso y disparar a una agente en dos ocasiones

La policía salvó su vida gracias a que iba equipada con chaleco antibalas, relata la sentencia de la Audiencia Provincial.

Un hombre que arrebató el arma a un agente de los Mossos d’Esquadra durante una detención y disparó a una policía de ese cuerpo deberá cumplir 13 años de prisión, según informa el Sindicat de Policies de Catalunya. La agente no sufrió lesiones que hiciesen temer por su vida gracias al chaleco antibalas que equipaba. El Tribunal considera que el condenado es culpable de un delito de homicidio en grado de tentativa por estos hechos que se produjeron en Santa Coloma de Gramenet en marzo de 2016. En la pena se incluyen dos años de prisión por lesiones y una multa por otros dos delitos leves de lesiones. La Audiencia ha considerado también que aunque brevemente, pero sí cometió el delito de tenencia ilícita de armas.

Los hechos juzgados se registraron en la avinguda Generalitat de Santa Coloma, cuando los Mossos d’Esquadra fueron alertados de que el individuo ahora condenado increpaba a la gente en esa vía con actitud agresiva. Agentes de paisano y uniformados acudieron al lugar. Según consta en la sentencia, el individuo les amenazó, forcejeó y agredió a golpes a los agentes, llegando a arrebatar una pistola, a la que retiró el seguro y con la que disparó en dos ocasiones. Lo que está claro en este caso, según el SPC, es que de no haber equipado el chaleco antibalas, la vida “le hubiera podido producir la muerte de no portar el chaleco protector”, recoge el escrito legal.

La sentencia reconoce la Responsabilidad Civil solicitada por las acusaciones particulares de los agentes afiliados al SPC, representados por el letrado J. M. Fuster-Fabra, y la acusación popular ejercida por los mismos servicios jurídicos del Sindicato de Policías de Cataluña -SPC-, la abogada Sandra Melgar, por una cantidad total de 57.000 euros de indemnización para nuestros afiliados, informa el sindicato.

 

Port de Tarragona