Un mecánico de Reus, investigado por delito de odio tras negarse a reparar vehículos de policías y guardias civiles

Ha sido denunciado ante los Mossos d'Esquadra, donde se ha negado a declarar. Le defiende un letrado del colectivo de Abogados Voluntarios del 1-O.

Exterior del taller de Jordi Perelló, donde ocurrieron los hechos.

Un mecánico de Reus, Jordi Perelló, está investigado por un presunto delito de incitación al odio tras haberse negado a reparar el vehículo de una agente de la Policía Nacional, según informaciones que publican Diari Més y la emisora RAC1, donde ha explicado el caso. Los hechos que relata el reusense se iniciaron el pasado miércoles cuando el hombre rechazó, mediante una llamada telefónica, pasar la revisión de una de sus clientas, agente del cuerpo policial «por convicciones personales». Esas convicciones parten de los hechos ocurridos el pasado 1 de octubre en Cataluña. Tras esos sucesos, Perelló decidió no atender a agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil.

Según la versión del entrevistado por los citados medios, dos dotaciones de Mossos d’Esquadra se presentaron en su taller y ha sido denunciado, aunque se desconoce aún quien impuso la denuncia por presunta incitación al odio. El mecánico afirma claramente que su taller es un establecimiento privado y que es él quien puede decidir a quien atender. Basa su afirmación en el Real Decreto 298/93 de 8 de octubre que regula la actividad industrial y de prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos.

Jordi Perelló ha sido citado para declarar. David Piqué, del colectivo de Abogados Voluntarios del 1-O, defiende al mecánico, que se negó a declarar en la comisaría de Mossos d’Esquadra de Reus. Si la causa prospera, deberá declarar ante el juzgado, aunque también podría ser archivada al considerarse que no existe el citado delito, como así lo afirma el abogado que defiende los intereses del mecánico.

Ofreceremos información procedente de Mossos d’Esquadra sobre este caso cuando sea facilitada.

Port de Tarragona