Un mosso infiltrado en una célula yihadista de Terrassa afirma que querían copiar en Cataluña los secuestros y decapitaciones de ISIS

Un agente de los Mossos d’Esquadra que consiguió infiltrarse yihadistas de Terrassa en 2015 declaró hoy en la Audiencia Nacional que la célula pretendía de forma inminente el secuestro y decapitación de una persona, copiando el «estilo» de ISIS. Ello comportaba vestir con un chándal naranja y grabar en vídeo la ejecución. Estas intenciones eran verbalizadas por Antonio S.M. -uno de los diez procesados- y líder de la célula. El policía ha añadido que en aquellos días previos a la detención de la célula los miembros del grupo ya hablaron de «crear el caos» en zonas turísticas e incluso en el Parlament catalán.

Entre otras vivencias mientras se encontraba infiltrado en el grupo, relató recorridos en Barcelona en los que se fotografiaban comisarías de Mossos, como la de plaza España; la Vila Olímpica o un céntrico hotel, como posibles objetivos que levantarían gran expectación por ser muy concurridos por turistas. También ha explicado el agente de la policía catalana que en una de las reuniones, dos componentes que procedían de Mataró, afirmaron que les habían dicho que la Policía les estaba siguiendo y que en tres semanas acabarían detenidos.

 

 

 

Port de Tarragona