El presunto asesino del pantano de Susqueda mató en la calle a su exmujer de cuatro disparos de escopeta de caza

En el año 2000 fue condenado a 15 años de prisión por asesinato, pero se le aplicó una atenuante de alteración psíquica.

Pasado mañana hará 18 años que Jordi Magentí Gamell, el detenido como presunto autor de la muerte de la pareja de jóvenes en el pantano de Susqueda, fue condenado a 15 años de prisión por la Audiencia Provincial de Girona en el año 2000. Ahora, deberá de nuevo sentarse en el banquillo de los acusados para enfrentarse probablemente a una pena muy superior. En aquella ocasión, según la sentencia facilitada hoy por el TSJC, Jordi esperó con su Citroên Saxo estacionado entre un tractor y una furgoneta, para que la víctima no pudiese verle mientras caminaba por una calle de Anglès. La mujer fue sorprendida por Jordi, que empuñaba una escopeta de caza Browning cargada con tres cartuchos. Efectuó tres disparos que impactaron en el cuerpo de María Josefa G.F., que murió en aquel lugar. Después de verla caer, volvió a cargar el arma y aún le disparó de nuevo. Estos hechos se produjeron el 4 de diciembre de 1997.

En aquella ocasión se reconoció autor de los hechos, lo que obligó a su defensa a solicitar una pena por homicidio. Pero el hecho de que cargase la escopeta con cartuchos montados con balas -de los utilizados para la caza del jabalí- y también dirigir los disparos a las zonas vitales del cuerpo, hicieron que la condena se produjese por asesinato.

 

 

Port de Tarragona