Ingresa en prisión la falsa agente de la policía secreta que robaba en domicilios del Baix Penedès

Cuando era descubierta por los propietarios, alegaba que se encontraba en una operación y les ordenaba que se quedasen en la cama mostrando una pistola simulada.

Pistola simulada que utilizaba la detenida para intimidar a los propietarios cuando la descubrían. / Mossos

El juzgado de guardia de El Vendrell ha ordenado el ingreso en prisión de una mujer de nacionalidad marroquí y de 36 años de edad como presunta autora de una quincena de robos a domicilios de la comarca del Baix Penedès. Asimismo, se le imputan otros tres hurtos, una estafa y una usurpación de estado civil. Se da la circunstancia de que cuando era descubierta por los moradores de algunas viviendas donde pretendía robar alegaba ser policía secreta y estar realizando una batida. Al mismo tiempo, mostraba una pistola simulada y ordenaba a los propietarios que se quedasen en la cama.

La actuación que ha llevado a su detención por parte de los Mossos d’Esquadra comenzó en enero a raíz de denuncias de robos en viviendas de Cunit y Calafell con un mismo procedimiento. La persona que accedía a los domicilios actuaba sola durante la noche rompiendo una ventana o los portones de un balcón. Una vez en el interior buscaba joyas, documentación o dinero.

Sorprendida en dos ocasiones por los propietarios

En dos ocasiones fue sorprendida por los residentes mientras registraba los dormitorios. En esas ocasiones, esgrimía una pistola simulada y alegaba que era agente de la policía secreta, indicando que no se moviesen de la cama ya que se encontraba en una batida policial.

Los testimonios aportaron indicios que llevaron a identificar a la mujer y detenerla posteriormente. Los quince robos se cometieron en los últimos dos meses.

Tras su detención, se pudo recuperar parte de lo robado, especialmente objetos y documentaciones que llevaron a descubrir otros delitos cometidos por la detenida en calles de diferentes localidades. Así, en Mataró robó un bolso a una mujer, en noviembre pasado, y en Calafell y Cunit, donde dos mujeres denunciaron que les habían robado el monedero y el bolso tras hablar con la arrestada.

Los Mossos descubrieron también que la detenida presentaba las documentaciones robadas cuando vendía en establecimientos de compraventa las joyas que robó en uno de los domicilios. También las utilizó para avalar su estancia en un hotel de Cunit, donde no pagó.

Port de Tarragona