Quince detenidos en la desarticulación de una banda especializada en robos en las áreas de descanso de la AP-7

Los Mossos han desarticulado una organización criminal que hurtaba a turistas en las áreas de servicio de la AP-7 desde La Jonquera hasta Tarragona. Los 15 detenidos, de origen kosovar, sustraían objetos de valor y dinero del interior de vehículos estacionados tras distraer sus ocupantes a los que les decían que tenían la rueda pinchada y simulaban que los ayudaban. Las detenciones se realizaron el pasado 6 de junio en las localidades de Castelldefels, Badalona, ​​Barcelona y Vilanova y la Geltrú y están acusados ​​como presuntos autores de los delitos de hurtos, contra la seguridad del tráfico, falsificación documental, un robo con intimidación.

Uno de los detenidos fue alertado del operativo policial y se fugó por la autopista sentido Valencia, después de un seguimiento policial que terminó con su detención en Vilanova y la Geltrú.

Los detenidos, casi todos multirreincidentes, acumulan cientos de antecedentes policiales y algunos de los miembros, ahora detenidos, ya actuaban en el año 2013 cuando los Mossos los detectaron y detuvieron en varias ocasiones y operativos policiales.

La investigación, que se ha alargado casi 6 meses y que ha contado con la colaboración de la empresa Abertis autopistas, se inició a finales del año pasado cuando los mozos tuvieron conocimiento de que se había producido un hurto de 27.000 euros a la AP-7 en el km 120. Durante este tiempo, investigadores han acreditado que los detenidos tienen grado de especialización muy elevado, perfeccionado a lo largo de los años, y que los miembros de la organización tienen unos roles definidos y escogen víctimas mayoritariamente de origen extranjero, por las grandes cantidades de dinero que suelen llevar ya que están de vacaciones. Actuaban en tres grupos pero se coordinaban y estaban dirigidos por cuatro fines de la organización.

La organización desarticulada tiene una fuerte base establecida en Cataluña y se nutre de componentes itinerantes que aprovechan para actuar la temporada de verano en los que hay una mayor afluencia de personas extranjeras en las autopistas. Posteriormente para evitar que la policía los detenga abandonan el país durante un tiempo y siguen actuando en otros países. Asimismo, todos ellos utilizan documentación falsificada de forma habitual para identificarse cuando son detectados por agentes de policía, así como para alquilar los vehículos.

De los investigados que forman la organización criminal, sólo 6 ellos tienen domicilio estable en nuestro país, mientras que el resto se alojaban de forma temporal en Cataluña en varios hostales y hoteles de diferentes poblaciones durante el período que se organizaban para cometer los hurtos. Otros integrantes del grupo cambiaban continuamente los domicilios donde vivían para dificultar el trabajo de los investigadores, mientras que los que vivían en domicilios estables han tomado medidas de seguridad muy avanzadas para evitar ser detectados y seguidos.

El grupo actuaba de dos maneras para abordar sus víctimas. Por un lado, el modus operandi utilizado por los autores ha sido la modalidad de «pincharuedas», que consiste en que los autores pinchan una rueda al vehículo de la víctima, posteriormente le siguen hasta que la víctima debe detenerse en el arcén , momento en que los autores también aprovechan para detenerse y sustraer los objetos del interior del vehículo. En otras ocasiones, de hecho en la mayoría, dado el grado de especialización adquirido, ya no necesitaban pinchar la rueda del vehículo de las víctimas, simplemente una vez que habían detectado el vehículo que querían asaltar, lo hacían detuvo en el arcén o en la misma área de servicio o descanso de la autopista, haciendo indicaciones como si tuvieran un problema en el vehículo. Una vez parados y con la excusa de prestar auxilio, los autores distraían las víctimas mientras aprovechaban para sustraer los objetos del interior del vehículo.

El detenidos, con varios antecedentes en diferentes países de Europa como Francia, Alemania e Italia, utilizaban vehículos de gama alta para garantizar una huida rápida después de cometer los hechos o para huir de la policía en caso de ser descubiertos.
Hasta ahora, los investigadores han podido implicarlos en una cincuentena de hechos cometidos en los 6 meses que ha durado la investigación en la que habrían obtenido más de 150.000 euros de beneficio en metálico, moneda extranjera y objetos de valor como joyas o electrónica .

Los mossos han constatado que los investigados han hecho transferencias económicas de pequeñas cantidades pero periódicamente por valor de más de 30.000 euros en el periodo investigado.

Una vez los mozos los detuvieron, el pasado 6 de junio, en el marco de 5 entradas y registros consecutivos, una en Castelldefels y cuatro en Barcelona se localizaron 15.000 euros en efectivo, moneda extranjera de diferentes países, como slotys de Polonia , Ariary de Madagascar, bolívares de Bolivia, pesos argentinos, libras esterlinas, dólares estadounidenses, dólares canadienses, levas de Bulgaria

Port de Tarragona