Los Mossos desarticulan una organización criminal que robó en más de 100 casas de toda Cataluña

Los Mossos d’Esquadra detuvieron el 25 de junio siete hombres de nacionalidad albanesa y una mujer de nacionalidad ecuatoriana, vecinos de Barcelona y Badalona, ​​como presuntos autores de un delito de pertenencia a grupo criminal y de 102 robos con fuerza en domicilio de toda Cataluña. La investigación se inició en el mes de julio de 2017, cuando los Mossos detectaron que en las comarcas de Girona se habían producido varios robos en domicilios siguiendo un mismo patrón.

Los autores accedían a las casas, habitualmente de cuatro vientos o pareadas, y robaban principalmente dinero, joyas y pequeños aparatos electrónicos. Las diversas gestiones de investigación permitieron determinar que los robos eran cometidos por un mismo grupo. Los investigadores comprobaron que los ladrones disponían de diferentes vehículos para cometer los robos, con los que se desplazaban por todo el territorio catalán empleando técnicas de contravigilancia para dificultar la labor policial.

El grupo alcanzaba los coches comprándolos de segunda mano a nombre de terceras personas. Una vez consideraban que el vehículo estaba muy visto o que podía haber sido detectado por la policía el volvían a revender. Los agentes contrastaron que a pesar de ser un grupo formado por unas 10 personas, siempre efectuaban los robos en grupos de tres. Uno de ellos esperaba en el coche, lejos de la casa en cuestión, y los otros dos irrumpían en el domicilio cuando no había nadie.

Los robos siempre los cometían en la franja horaria de la tarde. Nunca pasaban por delante del domicilio, ni en la llegada ni en la fuga, así no levantaban sospechas. Los vehículos utilizados eran siempre comprados de segunda mano y en nombre de terceras personas, generalmente de pocos recursos. El día 25 de junio los agentes establecieron un dispositivo que permitió detener a ocho personas de la organización y se realizaron siete entradas y registros en los domicilios que los arrestados tenían en Barcelona y Badalona. Los policías intervinieron joyas, tarjetas SIM, aparatos telefónicos y aparatos electrónicos, así como herramientas y prendas empleados en los robos.

El día 27 de junio los detenidos pasaron a disposición judicial. El juez decretó el ingreso en prisión para seis de ellos y libertad con cargos para los otros dos. La investigación continúa abierta y no se descartan más detenciones.

Port de Tarragona