La muerte de un joven de un disparo de la Policía en un control provoca graves disturbios callejeros en la ciudad francesa de Nantes

Coches quemados, cócteles molotov contra la Policía y un centro comercial incendiado son parte de los disturbios que se han registrado esta noche en la ciudad francesa de Nantes a raiz de la muerte de un joven en un control. Según Le Figaró, que reproduce lo visto por testigos, algunos encapuchados levantaron barricadas y, sobre las 11 de la noche, quemaron contenedores de basura. Para frenar los desórdenes, la Policía ha utilizado gases lacrimógenos y al barrio de Breil, donde ocurrió el hecho, han acudido un fuerte contingente policial.

Sobre las ocho y media de la tarde, agentes policiales han indicado al conductor de un automóvil que se detuviese. Según la versión de los policías, el joven de 22 años que conducía el vehículo ha cambiado de dirección bruscamente y ha estado a punto de atropellar a uno de los agentes, que ha recibido un golpe en la rodilla. Otro de los policías del control ha sacado su arma y ha disparado al vehículo. Una de las balas ha impactado en el joven, que ha sido trasladado a un hospital, donde ha muerto a las once de la noche, según informó la fiscalia.

A los pocos minutos de conocerse su muerte, grupos de jóvenes tomaron las calles y se oyeron varias explosiones, a lo que siguió el lanzamiento de cócteles Molotov y el incendio de contenedores. Un buen número de dotaciones de bomberos corren por las calles para extinguir todos los focos que se van encontrando a su paso.

Port de Tarragona