El asesino confeso de Vilanova declara que la niña entró sola al piso y que la mató pensando que era un intruso

El detenido por la muerte de la pequeña Laia, la niña de 13 años de Vilanova i la Geltrú, ha declarado hoy ante el juez que dejó por descuido la puerta de su piso abierta y que la menor entró sin que él lo supiese. Entonces sospechó que alguien había accedido a la vivienda, cerró la puerta con llave y fue a la cocina para coger dos cuchillos para defenderse de lo que él pensaba que era un intruso. Alegó que había consumido cocaína y que al encontrarse a la niña dentro de casa entró en pánico y lo hizo para defenderse, sin darse cuenta de que era una niña.

El acusado quiso declarar hoy de forma voluntaria para dar detalles del suceso que al parecer le han venido a la memoria, algo que durante los primeros días no sucedió. Su declaración se ha extendido por más de tres horas. En su declaración asegura que alguien se le abalanzó cuando entró en una habitación y que reaccionó defendiéndose sin que su estado de conciencia -alterado por las drogas- le hiciesen ver que era una niña.

 

Port de Tarragona