Prorrogan la prisión provisional para los investigados por dejar en silla de ruedas a un pasajero del Metro de Barcelona de una paliza gratuita

La magistrada Cristina Ferrando Montalva, titular del juzgado de Instrucción número 14 de Barcelona ha acordado prorrogar dos años la prisión provisional para tres procesados por una brutal paliza a un pasajero del Metro de Barcelona que lo dejó en silla de ruedas. El hecho ocurrió el 26 de junio de 2016 en la L4 Besos cuando, los encarcelados presuntamente dieron patadas y puñetazos al pasajero sin que se hubiese detectado ninguna circunstancia previa que provocase a los agresores. El pasajero sufrió «luxación de cristalino en cámara vitrea y tetraplejia incompleta». Además, el hombre, que perdió parcialmente la visión del ojo, sufre una tetraparèsia, tuvieron que implantarle una prótesis en la columna vertebral, sufre un perjuicio estético importante y un trastorno mental. Tras los hechos se le otorgó la incapacidad permanente absoluta.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la magistrada justifica su decisión en diversos fundamentos. El principal de ellos es el visionado de las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad, la identificación clara de los detenidos y la intervención de sus teléfonos, donde se podían leer mensajes de Whatssapp donde se hace mención a la paliza gratuita.

A las cinco y media de la madrugada de aquel 26 de junio, los tres jóvenes, acompañados de otra persona entraron sin pagar en la parada de Bogatell del Metro. Rompieron el cristal de un extintor y comenzaron a pegar a la víctima, de 46 años, sin que existiese ningún conflicto previo. Al caer de rodillas e incluso ya, inconsciente en el suelo, continuaron dándole patadas. La víctima de las lesiones quedó tirada en el andén en la parada de Besòs, donde fue atendido por los servicios de emergencia mientras los investigados descendieron en la parada de La Pau. Fueron detenidos en agosto de 2016 en Badalona.

Port de Tarragona