Intervienen un Dragón de Komodo, una pistola y munición a un norteamericano residente en Cornellà de Llobregat

La Guardia Civil ha intervenido en un local de Cornellá de Llobregat un Dragón de Komodo y otra veintena de animales vivos (principalmente reptiles) protegidos por el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) y procedió a la detención de un ciudadano norteamericano, de 43 años de edad, vecino de esa localidad, como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna, otro de contrabando y un delito de tenencia ilícita de armas, informa el instituto armado.

La investigación se inició al obtener una información que indicaba la posibilidad de que una persona pudiera poseer ilegalmente especímenes recogidos en el Convenio Internacional de Especies Amenazadas sin cumplir los requisitos legalmente establecidos.

Las indagaciones de los agentes de la Guardia Civil condujeron a descubrir el local donde presumiblemente la persona investigada ocultaba los animales intervenidos.
Esta persona se dirigía de manera regular al local donde realizaba tareas de limpieza, arrojando posteriormente a la vía pública los restos de agua sucia, material y excrementos de los animales que se encontraban en el local.

Durante el registro, los agentes también intervinieron una pistola detonadora que se encontraba manipulada, disponible para hacer fuego real, siendo remitida al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil para su estudio, además de 37 cartuchos detonadores no manipulados y una caja de 50 cartuchos detonadores manipulados. Según EUROPOL el Dragón de Komodo intervenido es el primer ejemplar de esta especie, criado y adquirido ilegalmente que se recupera en Europa.

Los animales intervenidos fueron depositados en dependencias del zoológico de Barcelona y en el Centro de Recuperación de Anfibios y Reptiles de Cataluña (CRARC). En cuanto a los dos animales venenosos (la serpiente de cascabel y el escorpión) fueron entregados en la Escola de Natura de Parets del Vallés (Barcelona). Las diligencias instruidas fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Cornellá de Llobregat. La actuación ha sido desarrollada por agentes pertenecientes al SEPRONA de la Guardia Civil de Barcelona.

Port de Tarragona