Mossos desarticulan una banda de carteristas del Metro de Barcelona que acumulaban 568 denuncias

Momento en que se produce uno de los hurtos, captado por una cámara de seguridad. /Mossos

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado un grupo criminal de carteristas reincidentes que actuaba de manera estable e intensiva en el metro de Barcelona. La primera de las investigadas fue denunciada por primera vez el pasado 13 de octubre pero se tiene constancia de que el grupo habría llegado de manera escalonada desde Rumanía en Cataluña, a comienzos de 2018. Dos miembros del grupo fueron detenidas el pasado 1 de agosto y el resto habrían huido del país tras constatar la presión policial, por lo que se han emitido órdenes de búsqueda y detención.

Las seis miembros que conformaban este grupo criminal acumulan un total 1.273 identificaciones policiales y han sido 568 denunciadas. La investigación que ha permitido la desarticulación de este grupo de furtadores reincidentes, se inició a principios del mes de abril, momento en que los investigadores tenían indicios suficientes para acreditar que el grupo actuaba de manera estable y continuada, de lunes a domingo , en el metro de Barcelona. En sólo cuatro meses, de abril a julio, había generado un importante historial delictivo con 125 denuncias y 9 detenciones por delitos de hurtos.

En el momento de la investigación todos los miembros del grupo vivían en el mismo domicilio, ubicado en L’Hospitalet de Llobregat, y se desplazaban desde este municipio en metro para iniciar la jornada delincuencial en Barcelona donde se les detectaba a partir de las 9 horas de la mañana. Su actividad delictiva se centraba básicamente en las estaciones de Urquinaona, Sagrada Familia, España, Santos Estación y Paseo de Gracia.

Habitualmente actuaban en grupos de 2 a 4 personas y seleccionaban a sus víctimas preferiblemente mujeres de edad avanzada y turistas. Actuaban mayoritariamente a las escaleras y los pasillos del suburbano y robaban dinero, cámaras y teléfonos móviles.

Las dos detenidas el pasado 1 de agosto quedaron en libertad tras pasar a disposición judicial. Una vez en la calle, una patrulla de Guardia Urbana las detuvo in fraganti cuando asaltaban un nuevo turista para sustraerle sus pertenencias. El resto del grupo criminal tienen órdenes de búsqueda y detención y en estos momentos no se las ha vuelto a localizar en el suburbano.

Port de Tarragona