Detenida una banda especializada en robos a domicilio que agredió a una mujer de 90 años y huyó de dos controles policiales

Mossos d’Esquadra de Manresa han detenido a cinco hombres, tres de nacionalidad chilena y dos de nacionalidad cubana, de edades comprendidas entre los 17 y los 28 años, como presuntos autores de tres robos con fuerza en domicilios, un robo en interior de vehículo, un robo violento, por pertenencia a grupo criminal y por atentado a agentes de la autoridad.

La investigación se remonta al 1 de agosto de este año cuando los Mossos detectaron la actividad de un grupo especializado en los robos con fuerza en domicilio, que actuaban en las comarcas de la Cataluña Central y que se desplazaban con un todoterreno de alquiler. Fruto de la inteligencia policial y de las pesquisas que los agentes llevaron a cabo los días posteriores pudieron identificar a los ladrones y acreditar su actividad delincuencial, además de ubicar el domicilio donde guardaban los objetos sustraídos previamente.

La investigación constató que habían cometido tres robos con fuerza en viviendas de las localidades de Seva, San juliano de Vilatorta y en la urbanización de Pineda de Bages, en Sant Fruitós de Bages. En esta urbanización también cometieron un robo violento el día 8 de agosto. Aparte, también consumaron un robo en el interior de una furgoneta en Playa de Aro. Todos estos hechos delictivos los llevaron a cabo entre los días 1 y 8 de agosto.

Activos y rápidos

El hecho de que cometieran todos estos robos en el lapso de una semana ponía de relieve que se trataba de un grupo muy activo. Uno de los motivos por los que operaban con esta asiduidad tiene que ver con el hecho de que su objetivo principal era cometer muchos robos con poco tiempo y luego abandonar el país rápidamente con el fin de eludir cualquier acción policial o judicial. En este sentido los investigadores tenían claro que su margen de actuación era limitado y que los había que resolver la investigación en poco tiempo, antes de que lograran abandonar el país.

En el transcurso de la investigación los agentes constataron que los ladrones ocultaban parte del botín obtenido en los robos en un domicilio de Badalona, ​​que utilizaban como almacén.

Aunque los arrestados estaban especializados en los robos con fuerza no dudaban en usar la violencia si les era necesario para consumar alguno. Es en este contexto que llevaron a cabo un robo violento del día 8 de agosto en una casa de la urbanización Pinar del Bages: en el interior de la vivienda había una mujer de 90 años con la que no dudaron en actuar con contundencia para apropiarse de las joyas que llevaba en ese momento. Como consecuencia de ello la víctima fue atendida por heridas que, aunque no revestían de mucha gravedad, tenían asociado un componente intimidatorio, agravado por el hecho de que se trataba de una mujer de edad avanzada.

Después de que los ladrones cometieran este robo y dado que los investigadores estaban encima, se puso en marcha un dispositivo policial que perseguía su detención en la masa. Cuando los ladrones se dieron cuenta de que había un control policial reaccionaron de manera evasiva: no dudaron en saltarse el control e intentaron atropellar a dos agentes. En este momento iniciaron una fuga, con velocidades superiores a 200 km / h, durante la que pusieron en riesgo a otros conductores. Los ladrones abandonaron el vehículo en Santa Coloma de Gramenet, en una zona cercana al domicilio que tenían en Badalona.

A las 13:15 horas del día 9 de agosto los investigadores localizaron y detener a los ladrones en los alrededores del piso de Badalona en el momento que se iban con maletas.

Durante la entrada y registro que se hizo el mismo día 9 en el piso de Badalona los agentes encontraron objetos e indicios que los incriminaban en los robos y parte del material que habían sustraído a las víctimas: joyas como relojes, anillos, cadenas o pendientes, dispositivos electrónicos o ropa y complementos. También se intervino la ropa que llevaban para cometer los hechos y herramientas que habían utilizado. Los arrestados mayores de edad pasaron a disposición judicial y el juez de guardia de Badalona decretó ingreso en prisión.

Port de Tarragona