Los Mossos d’Esquadra abaten a un hombre que ha intentado acceder a la comisaria de Cornellà con un cuchillo y gritando «Alá es grande»

Momento en que se retira el cadáver del atacante. / CCMA

Un hombre de nacionalidad argelina ha muerto en la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Cornellà de Llobregat, donde ha sido abatido tras amenazar a los agentes de servicio allí. El suceso se ha registrado minutos antes de las seis de la mañana, cuando el atacante, de 29 años, ha gritado «Alá es grande» (Allahu Akbar) con un cuchillo en la mano. El agresor es vecino de esa localidad, Cornellà, y la comisaría ha quedado acordonada mientras se investigan las circunstancias del ataque. El hecho ha provocado un refuerzo en la seguridad de todas las comisarías catalanas y se ha puesto en conocimiento de los otros cuerpos policiales. Sobre las once de la mañana se ha obtenido la correspondiente orden judicial para registrar el domicilio del hombre abatido, a escasos 200 metros de donde se encuentra la policía catalana. El cadáver se ha retirado sobre las diez de la mañana, cuando se ha ordenado el levantamiento del cadáver. Según su identidad, el fallecido no tiene antecedentes policiales. Las imágenes de las cámaras serán determinantes para conocer el hecho con detalle.

Ninguna hipótesis se descarta por parte de las autoridades. María José Segarra, fiscal general del Estado, manifiesta que se ha de ser prudente ya que podría tratarse de un ataque terrorista, pero también la acción de un perturbado. La Audiencia Nacional ya investiga si puede tratarse de un hecho con móvil terrorista.

Port de Tarragona