La Guardia Civil desmantela una plantación de marihuana y detiene a dos personas en un terreno forestal de Riudecols.

arxiu

La Guardia Civil ha puesto a disposición del juzgado de Guardia de Reus a dos hombres, de nacionalidad marroquí y española, en una operación que ha desembocado en el desmantelamiento de una plantación de marihuana que se encontraba oculta en una zona forestal próxima a Riudecols, informa la Subdelegación del Gobierno en Tarragona. En la actuación se han  incautado 320 plantas de Cannabis Sativa, 14 kilos de cogollos de la misma sustancia, fertilizantes y material agrícola empleado para su cultivo.

La investigación se inició a primeros de agosto cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento, a través una persona que practicaba senderismo por una zona de montaña conocida como Riera de les Voltes, del término municipal de Riudecols, de la existencia de una supuesta plantación de marihuana.

Por dicho motivo se establecieron diversos operativos encaminados a la localización exacta de la plantación y comprobación de la información aportada, localizando en un paraje de difícil acceso ocultas entre la vegetación, numerosas plantas de marihuana en fase de recolección, así como un rudimentario secadero instalado a la intemperie con una gran cantidad de cogollos de la misma sustancia en proceso de secado.

Tras establecer un operativo de vigilancia en la zona se observó la presencia de un vehículo ocupado por dos personas que se dirigía hasta la plantación, una vez se apearon de este se dirigieron hasta las primeras plantas, iniciando labores de mantenimiento de estas, siendo sorprendidos por los Guardias Civiles que conformaban el operativo. Tras intentar proceder a la identificación de ambos, uno de ellos aprovechando la orografía del terreno se dio a la fuga, siendo identificado posteriormente.

En ese momento se procedió a la detención de uno de los implicados, tratándose de un varón de nacionalidad marroquí vecino de la localidad de Reus, que había acudido a la plantación con el objetivo de ayudar al principal investigado, a los cuidados de la misma. Cuando los agentes se encontraban practicando la aprehensión del cultivo y material se personaron en la zona dos individuos, que una vez identificados resultaron ser familiares del principal investigado.

Por dicho motivo se estableció un dispositivo policial al objeto de localizar al principal sospechoso, siendo localizado próximo a su vivienda, donde fue detenido como presunto autor de un delito de tráfico de drogas (cultivo y elaboración de marihuana).

La investigación ha culminado con la incautación de 320 plantas de marihuana, con un peso de 87 kilos, 14 kilos de cogollos de la misma sustancia, fertilizantes y útiles empleados para el cultivo.

 

Port de Tarragona