Los Mossos detuvieron a seis ladrones que cometieron un centenar de robos en comercios de Ciutat Vella

Imagen captada por la cámara de seguridad de uno de los establecimientos que sufrió un robo. /CME

Los Mossos han resuelto 120 robos cometidos en establecimientos comerciales en el distrito de Ciutat Vella y Eixample durante los últimos tres meses. La última detención tuvo lugar el día 30 de septiembre cuando agentes de investigación detuvieron a un hombre de 32 años y nacionalidad italiana, como presunto autor de diecisiete robos en comercios del centro de Barcelona. En este caso, la investigación se inició hace unos meses cuando se sucedieron una serie de robos en establecimientos comerciales. El autor de los hechos, que actuaba de noche, forzaba las persianas metálicas de los establecimientos para acceder a su interior y llevarse dinero de la recaudación, ordenadores o dispositivos electrónicos.

A pesar de que el ladrón actuaba preferentemente en Ciutat Vella también cometió seis de los robos en el Eixample. Las diversas tareas de investigación realizadas permitieron a los investigadores identificar al ladrón que tenía algunos tatuajes que en facilitaron mejor su identificación.

En el conjunto de los robos el ladrón se llevó 15.805 euros a más de tres tabletas electrónicas, un televisor -posteriormente recuperado y devuelto a su propietario-, prendas por valor de 600 euros, dos ordenadores portátiles y un teléfono móvil. Tras pasar a disposición judicial el juez decretó su ingreso en prisión.

Seis ladrones en prisión

La detención de este ladrón, que ya ha ingresado en prisión, se suma a las últimas detenciones realizadas durante este verano por agentes de la comisaría de Ciutat Vella, que han permitido resolver 110 robos en comercios de Ciutat Vella y Eixample.

Los otros cinco detenidos también han ingresado en prisión. Se trata de un hombre, de nacionalidad española, al que se le relaciona con 49 hechos en lavanderías del distrito, dos hombres, de nacionalidad italiana, acusados ​​de cometer 26 robos y dos hombres más, jubilados y de nacionalidades española, que se dedicaban a entrar a robar en edificios de oficinas y que cometieron hasta 18 robos. A raíz de estos ingresos en prisión, se ha podido constatar un descenso importante de robos con fuerza en interior de establecimientos comerciales y oficinas del distrito de Ciutat Vella.

Port de Tarragona