Siete detenidos en una operación de Mossos que ha destapado un complicado entramado empresarial que ha defraudado más de cinco millones de euros

Los Mossos han detenido a siete personas que presuntamente formaban parte del entramado de un grupo familiar empresarial dedicado a prácticas ilícitas con el que habrían defraudado cinco millones de euros. En la operación se llevaron a cabo cinco entradas y pesquisas, una de las cuales en un domicilio particular, y también en dos empresas, un despacho profesional y un bufete de abogados. Las entradas se realizaron con la participación de inspectores de la Seguridad Social. Los detenidos están investigados por los delitos de alzamiento de bienes, falsedad contable, administración desleal, cohecho, delitos contra la Seguridad Social y blanqueo de capitales.

La investigación de la Unidad Central de Blanqueo y Delitos Económicos comenzó a principios del año 2017, a raíz de la investigación de la actividad económica del Club Patí Vic. Las pesquisas policiales pusieron de manifiesto una serie de irregularidades económicas en el marco de un concurso mercantil vinculado a un grupo empresarial de carácter familiar.

En una investigación económica posterior, resultado del análisis de la documentación que hicieron los agentes, se pudo identificar un grupo de empresas en concurso de acreedores por medio de las cuales -con la conjura del propio administrador judicial y un auditor contable – se habían falseado datos contables para simular una situación de insolvencia ficticia para evitar de esta manera hacer frente a sus acreedores, entre los que se encontraba la Seguridad Social.

La arquitectura para llevar a cabo la actividad delictiva consistía en la creación de una nueva sociedad tras la cual había dos testaferros. Derivaban los activos de las sociedades en concurso hacia la sociedad de nueva creación con el uso de técnicas de maquillaje contable y falsificación de la contabilidad empresarial

De esta forma se simulaban compras de mercancías inexistentes, adjudicaban bienes por concurso de forma adulterada, se desviaban dinero para hacer frente al pago de préstamos particulares o se transferían activos a cuentas corrientes vinculados fruto de la venta de los activos de las sociedades en concurso.

El dispositivo policial, coordinado con el Juzgado de instrucción núm. 2 de Vic y la Fiscalía de Manresa, se llevó a cabo el 3 de octubre a las localidades de Vic, Rubí, Barcelona y Manlleu. En el transcurso del operativo los agentes arrestaron a siete personas, todas de nacionalidad española, entre los que había tres empresarios, un testaferro, un auditor y un administrador concursal.

En el transcurso de las actuaciones policiales se han realizado más de veinte declaraciones testificales y se ha establecido la incriminación de otras cuatro personas en calidad de denunciados, además del bloqueo patrimonial de varias cuentas corrientes y ocho propiedades inmobiliarias. Tras pasar a disposición judicial todos los arrestados quedaron en libertad con cargos.

Port de Tarragona