Once detenidos y siete pisos registrados en Barcelona en una operación policial contra el tráfico de drogas sintéticas

Los Mossos han detenido a once personas en la desarticulación de dos ramas de una organización criminal establecida en Barcelona dedicadas al tráfico de drogas sintéticas, especialmente en cuanto a la metanfetamina en cristal y en polvo, informa la Policía catalana. Entre los detenidos están los principales jefes de los dos grupos criminales y en la actuación policial se registraron seis pisos del Eixample y uno a Santos.

La investigación se inició después de que los mozos tuvieran conocimiento de que un piso del Eixample se habría convertido en un punto de distribución de drogas. Tras varias vigilancias, los agentes constataron que varias personas acudían, en patinete eléctrico, en el domicilio para comprar la droga, especialmente metanfetamina. El hecho de que utilizaran el patinete les posibilitaba una mayor movilidad y maniobrabilidad en caso de que detectaran alguna patrulla policial. Fruto de las pesquisas policiales se identificó el grupo de personas que podría estar detrás de esta actividad delictiva.

Los agentes constataron que cada una de estas personas tenía unas tareas asignadas, como comprar la mercancía, facilitar los contactos con los compradores, realizar tareas de vigilancia y transporte, así como buscar nuevos suministradores y clientes a los que distribuir las sustancias estupefacientes.

El grupo estaba estructurado con un engranaje consolidado que lideraba el principal investigado y principal suministrador del que dependían las dos ramas de la organización, con sus jefes respectivos. Los investigados tenían roles perfectamente definidos que se repartían diversas tareas de la actividad ilícita: preparación de la mercancía, logro de nuevos compradores, además de vigilancia y transporte.

Los miembros del grupo traficaban principalmente con metanfetamina, con cantidades que iban desde los 20 o 50 gramos hasta el centenar, con un valor en el mercado negro que podía oscilar entre los 7.000 o 8.000 euros. Los receptores de la droga la distribuían, a su vez, a los consumidores finales.

De todas formas, en el transcurso de la investigación los policías constataron que el precio final por gramo de metanfetamina en el mercado ilícito podía variar en función de la calidad de la sustancia en cuanto al tamaño de los cristales y de cómo se había cortado con otros productos. Además tamaño, más calidad. Y en este sentido el precio podía ir desde los 50 euros / gramo a 125. Cabe destacar que las sustancias con las que traficaba la organización están relacionadas a un consumo eminentemente recreativo y, por tanto, muy vinculadas al ámbito de la ocio nocturno de Barcelona.

El día 8 de octubre se llevaron a cabo cinco entradas y registros en pisos ubicados en el distrito del Eixample y una al de Santos que se hicieron de manera simultánea, y dos más tarde, en domicilios pertenecientes a los líderes de cada una de las ramas de la organización, también localizadas en el Eixample.

Se da la circunstancia de que en el domicilio los agentes encontraron la cabeza de la organización que había preparado las maletas y que estaba saltando por el balcón de una de las habitaciones que daba a un patio interior hasta llegar a un lavadero donde estaba tirando posibles sustancias estupefacientes por el fregadero.

En el transcurso del operativo los agentes arrestaron once personas, de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años, de nacionalidades española, brasileña, dominicana y francesa. Se intervinieron 1.432,41 gramos de metanfetamina, 85,24 de cocaína, 3.741,66 de éxtasis (MDMA) y 513,32 de GHB (éxtasis líquido). El valor en el mercado ilícito de la droga decomisada es de 188.168 euros. Aparte los investigadores en el transcurso del operativo intervinieron 3870 euros en efectivo, once básculas de precisión, tres de los patinetes que utilizaban para transportar la droga hasta los domicilios de los compradores y varias botellas y bolsas para preparar las dosis.

Los detenidos pasaron a disposición judicial y el juez decretó el ingreso en prisión para cinco de ellos y libertad con cargos para el resto.

Port de Tarragona