Desarticulan en Galicia una red de trata que obligaba a sus víctimas a mendigar y actuar como estatuas humanas

Uno de los pisos donde vivían hacinadas las víctimas de la red. / CNP

La Policía Nacional han desarticulado una red
de trata de seres humanos con fines de explotación para la mendicidad y
sexual en Santiago de Compostela, informa el cuerpo policial. La organización captaba a
sus víctimas en Rumanía, preferentemente con minusvalías físicas y
psíquicas, y eran trasladadas hasta nuestro país bajo una falsa promesa de
trabajo. Una vez en nuestro país eran obligadas a mendigar, actuar como
mimos o estatuas humanas e incluso a prostituirse. El operativo realizado
por los agentes en la ciudad gallega se ha saldado con la detención de tres
miembros de la red y con la liberación de 10 víctimas -4 hombres y 6
mujeres- algunas de las cuales también eran prostituidas en un club de
alterne.

Hacinados en infraviviendas

La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de la
existencia de una red delictiva dedicada a la trata de seres humanos con
fines de explotación para la mendicidad y sexual. Tras varias gestiones se
detectó que el primero de los engaños se producía durante la fase de
captación, al ofrecer a las víctimas una falsa promesa de trabajo en España,
asegurándoles la vivienda y un trabajo en el sector de la hostelería.
Buscaban a personas en situación de vulnerabilidad, e incluso con alguna
minusvalía física o psíquica, lo cual les resultaría rentable para los
verdaderos trabajos que iban a realizar una vez llegados a nuestro país
como la mendicidad.

Con tales promesas lograron que viajaran hasta España, algunos de ellos
acompañados de sus familias, y trasladados hasta A Coruña donde eran
alojados en infraviviendas que controlaba la organización. Los inmuebles
tenían unas condiciones de salubridad, higiene y seguridad deplorables
donde las víctimas permanecían hacinadas.

Estatuas humanas sin descanso ni comida

Los investigados obligaban a las víctimas a mendigar por las calles de
Santiago de Compostela, pidiendo limosna de rodillas durante jornadas que
duraban todo el día sin importar las condiciones meteorológicas. También
ejercían como mimos o estatuas humanas, recaudando dinero sin tiempo
para descansar ni comer. Todo el dinero recaudado era entregado
inmediatamente a los cabecillas.

Los detenidos no dudaban en amenazarles, tanto a ellos como a sus
familiares, para que practicaran dicha actividades y se mostraban
especialmente violentos cuando algunas de estas personas enfermaban y
no podían salir a la calle.

Además, los agentes pudieron comprobar que algunas de las víctimas
femeninas también fueron obligadas a ejercer la prostitución en un club de
Santiago de Compostela, donde eran amenazadas y controladas en todo
momento por la dueña del local. Una de las víctimas sufrió agresiones
sexuales de forma continuada por el líder de la organización y fue obligada
a tomar píldoras abortivas.

Tras una compleja investigación, los agentes realizaron un registro en una
vivienda de la ciudad gallega y recopilaron numerosas evidencias de la
actividad delictiva, entre ellas diversos objetos utilizados para las
actividades callejeras como disfraces y pelucas. Tres personas han sido
detenidas, dos ciudadanos rumanos y una mujer colombiana, ingresando en
prisión preventiva el considerado como principal responsable de la red.
Además, los agentes han solicitado tres Órdenes Europeas de Detención y
Extradición para los miembros que se encuentran residiendo fuera de
España.

 

Port de Tarragona