Un joven muere tras ser inmovilizado por los Mossos y Policía Local de Abrera al resistirse a ser trasladado a un psiquiátrico

Un joven de 27 años murió el pasado viernes en la localidad barcelonesa de Abrera durante una actuación policial que tenía como objetivo permitir que unidades del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) le trasladaran a un centro psiquiátrico.  Efectivos de Mossos d’Esquadra, Policía Local y personal sanitario intentaron reducir al joven, sobre el que había una orden sanitaria para su ingreso, pero que se resistió a ser trasladado. El juzgado de Martorell se encarga de la investigación relacionada con este caso.

Minutos después de las dos de la tarde del pasado viernes, personal sanitario del SEM acudió al domicilio y solicitó la ayuda policial en un protocolo ya establecido. El joven que debía ingresar involuntariamente era corpulento y se opuso a su traslado, lo que hizo necesaria la actuación de los policías para conducirle a la ambulancia. Pese a que en todo momento se mantuvo consciente durante el forcejeo, al entrar en la ambulancia sufrió una parada cardiorespiratoria y, a pesar de las maniobras de reanimación que le realizaron en el interior del vehículo sanitario, llegó al hospital de Martorell sin vida. En la actuación no se utilizaron ni armas, ni pistola Táser.

Port de Tarragona