Cae una banda profesional en robos «de película» en Cataluña, especializada en desactivar alarmas y reventar cajas fuertes

Los ladrones tenían mucha movilidad territorial, ya que se les atribuyen siete robos en las comarcas del Alt Penedès, Anoia o el Barcelona.

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado un grupo criminal dedicado a los robos con fuerza en empresas, que se llevaban a cabo de una forma «profesional» e incluso de película. Los ladrones solían desactivar alarmas, extraer bombines de las puertas y violentar cajas fuertes con lanzas térmicas. En la operación de desarticulación de la banda se han detenido a dos hombres, de nacionalidad española de 31 y 34 años, como presuntos autores de siete delitos contra la propiedad.

La investigación se inició después de un robo que se produjo en diciembre de 2018 en las instalaciones de una empresa del sector vitivinícola del Alt Penedès. Una vez en el lugar de los hechos, analizada la escena del robo y el modus operandi utilizado, los agentes constataron que los ladrones tenían un alto grado de especialización: habían violentado la caja fuerte de la empresa con una lanza térmica después de inutilizar la alarma y haber entrado con el método de extracción del bombín de la puerta.

Las primeras pesquisas condujeron a los agentes hacia la investigación de un grupo de individuos especializados en el forzamiento de cajas fuertes mediante el uso de lanza térmica o soplete. Esta técnica consiste en cortar por oxidación del acero de las cajas fuertes con la combinación de dos gases: acetileno y oxígeno. El equipo de oxicorte o soplete era transportado en una mochila por los investigados.

Los agentes determinaron la identidad de los ladrones que estaban detrás del robo y pasaron a investigar la actividad delincuencial del grupo. Los autores del hecho, con múltiples antecedentes policiales y un alto grado de especialización, utilizaban diversas técnicas para dificultar la acción policial, lo que complicó la labor investigadora.

Durante la investigación ha quedado acreditado que el grupo investigado, integrado por cuatro hombres, habría participado en siete robos con fuerza en empresas con esta metodología, ubicadas en las localidades de Vilafranca del Penedès, Sant Sadurní d’Anoia, Gelida, Sabadell e Igualada, lo que evidencia que el grupo tenía una cierta movilidad territorial.

El botín que se llevaron los siete robos asciende a 47.000 euros, entre el dinero en efectivo sustraídos y el valor de los diversos dispositivos electrónicos o monedas extranjeras como la divisa sustraída a una empresa. Los daños que causaron a las empresas ascienden a un valor considerable que aún está por determinar.

A partir de todos los datos e indicios de los que disponían los investigadores el 25 de abril se llevaron a cabo tres entradas y registro en las localidades de Mollet del Vallés, Masquefa y Barcelona donde pudieron detener a dos de los integrantes del grupo criminal.

En el transcurso del registro se recuperó un reloj valorado en 18.000 euros y otros elementos que acreditan la participación de uno de los detenidos en algunos de los robos. Aparte, los agentes recuperaron herramientas y material como los que se usan para llevar a cabo robos con esta tipología delictiva: un cabezal de soplete, un extractor de bombines y una bolsa que contenía varios tornillos de extracción de bombín.

Los arrestados pasaron a disposición judicial el 27 de abril y el juez decretó prisión provisional para los dos. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Port de Tarragona