Huye de un control policial en la AP-7 de noche, con las luces apagadas y transportando 2.500 litros de gasoil robado a camiones

Los Mossos d’Esquadra han detenido en el Gironès a un hombre de 44 años por haber robado 2.500 litros de gasóleo de varios camiones estacionados en la Autopista AP-7, y escaparse conduciendo con las luces apagadas en plena noche. Los hechos pasaron el martes alrededor de las cuatro de la madrugada. Una patrulla de los Mossos hacía tareas de vigilancia y observó que un hombre sacaba una manguera del interior de un camión y la escondía en una furgoneta. Los policías sospecharon, y empezaron a seguir el conductor, que al darse cuenta de ello intentó escapar conduciendo con las luces apagadas durante más de tres kilómetros para despistar los agentes. Entonces el hombre decidió conectar de nuevo las luces y dejar la autopista por la salida Sur de Girona pero los Mossos habían establecido un control justo después del peaje.

A pesar de las indicaciones para que se detuviera que le hicieron repetidamente los agentes, el conductor dio un giro brusco para evitar que la policía lo acabara atrapando y pasó entre una valla protectora y los coches patrulla que estaban realizando el control. Finalmente, el hombre atascó la furgoneta cuando intentaba acceder a un camino de tierra. Aunque hizo un último intento por huir corriendo del lugar, los Mossos lo acabaron pillando y deteniendo.

Los agentes revisaron el interior de la furgoneta, donde encontraron tres bidones de mil litros, del cual dos estaban llenos y uno tercero estaba a la mitad de su capacidad. También localizaron una bomba que, presumiblemente, servía para extraer el combustible. La policía también pudo comprobar que en uno de los camiones que había manipulado le faltaban unos 700 litros de gasóleo.

El hombre, de 44 años y nacionalidad rumana, quedó detenido por un delito resistencia y desobediencia a la autoridad, conducción temeraria y robo con fuerza.

Port de Tarragona