Resuelto el misterio de los coches que no arrancaban en una calle de Sort: era un desfibrilador

Un técnico del Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació, localitzando el inhibidor de frecuencias. / Marta Lluvich

ACN Sort .- Técnicos del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat han localizado la causa por la que mandos a distancia de algunos vehículos no funcionaran en una determinada zona de Sort. Un desfibrilador externo automático, conocido popularmente como DEA, ubicado en la avenida Condes de Pallars, actuaba como inhibidor de mandos de vehículos y puertas automáticas que utilizaban la misma frecuencia, común en mandos de turismos. Coincide en el tiempo la instalación del desfibrilador en la fachada de la antigua oficina de turismo municipal con los primeros casos de mandos que dejaban de funcionar. De este modo, se ha puesto fin a una cuestión que tenía a los vecinos de Sort curiosos.
Este DEA se ha dejado inoperativo y habrá que ver si presentaba alguna avería dado que en el mismo municipio de Sort hay otros y no originan ninguna clase de problema, así como en el resto del país que hay miles.

La mayoría de conductores se encontraban que no podían cerrar ni abrir el vehículo con los mandos pero algunos pocos habían encontrado que no podían arrancar el coche. En este caso la solución implicaba avisar una grúa que desplazas el vehículo unos metros más lejos donde ya no actuaba este inhibidor de frecuencias y así poderlo volver a arrancar con normalidad.

Los Desfibriladores Externos Automáticos (DEA) son aparatos seguros y efectivos que permiten realizar una descarga eléctrica sobre el corazón de una persona en parada cardiorrespiratoria (es lo que se conoce como desfibrilar) minutos antes de que llegue la ayuda profesional .

La disponibilidad de un DEA en un espacio público o en cualquier entidad, empresa, establecimiento, servicio o domicilio particular y su utilización antes de la llegada del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), se asocia con casi el doble de supervivencia ante una parada cardiaca extrahospitalaria (ACR).

El extraño fenómeno que hace que los vecinos de un barrio de Sort no puedan cerrar sus vehículos

Port de Tarragona