La Audiencia de Barcelona anula la absolución de un guardia civil denunciado por golpear dos vecinos del 1-O en Sant Esteve Sesrovires

L'Audiència de Barcelona argumenta que la sentència omet testimonis que van dir que no hi havia l'ordre de carregar

ACN / Jordi Pujolar

ACN Barcelona .- La Audiencia de Barcelona ha anulado la absolución de un guardia civil que golpeó con la porra dos vecinos de Sant Esteve Sesrovires el 1 de octubre, según una sentencia que ha avanzado el diario Público ya la que ha tenido acceso la ACN. El tribunal que dicta repetir el proceso argumenta que la sentencia del juzgado de instrucción número 7 de Martorell que absolvió al agente el 31 de enero de 2019 omite cuatro de los testigos que testificaron durante el juicio. Estos agentes que no figuran en la sentencia absolutoria declararon «sobre la ausencia de una orden concreta de cargar contra las personas concentradas y los objetivos que tenían las fuerzas que actuaban en esta intervención, lo que afecta directamente al cargo y el deber con lo que se pretende justificar la agresión sufrida por la víctima «.
El magistrado apunta que la jurisprudencia no puede justificar la ausencia «de la más mínima mención a las diversas pruebas testificales alegadas por la recurrente» ya que este hecho «impide» que las partes puedan conocer la valoración completa del juzgador y «el valor asignado a estas pruebas, en absoluto insignificantes «.

El agente actuó en la escuela Robledal de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) y estaba acusado de dos delitos leves de lesiones por haber golpeado dos votantes cuando se estaba celebrando el referéndum de independencia. Los golpes se produjeron en el momento que la Guardia Civil quería abrir un pasillo entre la gente para permitir la retirada de las urnas. Durante el juicio celebrado en los juzgados de Martorell, el agente reconoció haber actuado en el centro pero dijo que no recordaba si golpeó las dos personas que presentaron la denuncia.

El acusado, procedente de Sevilla, admitió haber golpeado algunos de los votantes concentrados a las puertas de la escuela Robledal durante el 1-O, argumentando que la muchedumbre impedía que la policía judicial pudiera acceder al centro para requisar las urnas en cumplimiento de la resolución del TSJC (Tribunal Superior de Justicia de Cataluña). Asimismo, aseguró que algunos ciudadanos agredieron a varios agentes de la Guardia Civil, por lo que, dijo, la policía terminó haciendo uso legítimo de la fuerza.

Al juicio de Martorell la acusación mostró un video donde se ve como un guardia civil golpea una de las denunciantes en la pierna cuando ella estaba de espaldas. La abogada de la denunciante, Norma Pedemonte, detalló que el impacto le provocó un hematoma de 19 centímetros. El segundo denunciante recibió golpes en diversas partes del cuerpo. Si bien de estos otros hechos no hay imágenes, la abogada remarcó que durante el juicio «ha quedado probado» que el agente acusado participó de las cargas sin haber pedido previamente que se abandonara el espacio, mientras también se ha demostrado que estaba en el mismo sitio que los denunciantes.

Port de Tarragona