Los Mossos cargan contra los manifestantes ante la subdelegación del Gobierno en Lleida

Un grupo reducido ha lanzado huevos, botellas de vidrio, latas y petardos contra el cordón policial

Foto: Laura Cortés

ACN Lleida .- Los Mossos d’Esquadra han cargado contra los manifestantes concentrados ante la subdelegación del Gobierno en Lleida, donde un grupo reducido ha movido las vallas para volcarlas y ha lanzado huevos, botellas de vidrio, latas y petardos contra el cordón policial. Los concentrados provenían de la manifestación que ha tenido lugar ante la Paeria, que ha congregado 8.000 personas según guardia urbana y 12.000 según los organizadores. Además de porrazos, el cuerpo policial ha intentado dispersar a los manifestantes haciendo circular las furgonetas a toda velocidad y ha lanzado proyectiles de foam.
La manifestación de Lleida ha comenzado a las 20h ante la Paeria, en la avenida Blondel. A pesar de la lluvia, que en algunos momentos ha sido muy intensa, los convocados han aguantado, algunos con paraguas, con pancartas que denunciaban las penas de prisión que el Tribunal Supremo ha impuesto a los independentistas presos. Gritos de independencia han acompañado permanentemente la movilización, en la que participaron también miembros del gobierno municipal, encabezados por el alcalde Miquel Pueyo.

Una chica saharaui, la CAFI Alisal, ha sido la encargada de leer el manifiesto desde el balcón del Ayuntamiento de Lleida. Reivindicó los derechos humanos y ha mostrado el rechazo a la sentencia del Supremo contra los líderes independentistas. «No es justo que pongan tantos años de cárcel a unas personas que han expresado su derecho a votar y han permitido a toda una población hacerlo». Alisal también ha recordado que el pueblo saharaui hace más de cuarenta años que espera poder celebrar un referéndum de autodeterminación y la ha puesto como ejemplo «de espera y lucha pacífica». «A veces hay que desobedecer para poder ejercer el derecho a decidir nuestro futuro y el futuro de nuestro país», sentenció la joven saharaui.

Tras la manifestación, en la que han participado unas 8.000 personas según la Guardia Urbana y 12.000 según los organizadores, además de una cincuentena de tractores, muchos de los concentrados se han desplazado hacia la subdelegación del Gobierno en Lleida. Allí, algunos de los concentrados han tirado huevos, latas y algún vidrio a los Mossos que custodiaban el edificio y han movido las vallas que lo protegían. Una hora más tarde, los Mossos han hecho varias cargas policiales para dispersar a los manifestantes y han disparado algún proyectil de foam. Ha habido tres heridos.

Uno de ellos ha sido el Sergi Balagué, que ha explicado que ha resultado herido en el tobillo tras recibir el impacto de un proyectil de foam disparado por los antidisturbios de los Mossos cuando estaba recogiendo el teléfono móvil que le había caído al tierra. El joven ha señalado que se ha tenido que ir cojeando y que la herida se le ha ido poniendo negra. Asimismo, Balagué ha exigido la prohibición de este tipo de proyectiles por parte de la policía.

Algunos de los manifestantes han respondido a las cargas tirando sillas de una terraza a los agentes. Finalmente, los concentrados se han ido dispersando y la concentración se ha dado por finalizada cuando quedaban pocos minutos para las once de la noche.

Port de Tarragona