Mossos de Tarragona descubren 82 kilos de marihuana escondida entre congelados en un camión, en Vilafranca del Penedès

Mossos

Mossos de Tarragona han detenido en Vilafranca del Penedès (Barcelona) a un hombre de 43 años, nacionalidad serbia y con domicilio desconocido, que transportaba 82 kilos de marihuana escondida entre la carga de su camión, con un valor de unos 420.000 euros en el mercado. Los agentes de la Policía catalana tuvieron conocimiento de que un camión congelador circulaba por la AP-7 a su paso por Sant Sadurní d’Anoia, transportaba entre su mercancía una cantidad indeterminada de marihuana. Además, las informaciones apuntaban a que la intención del detenido era cruzar la frontera y dirigirse con la droga en algún país europeo.

De ahí que los mozos montaron un operativo de vigilancia que permitió detener el camión en un área de descanso de la AP-7, a la altura del punto kilométrico 181, en Sant Sadurní d’Anoia. Para comprobar la carga con seguridad se trasladó el camión hacia una zona de descarga de la población de Vilafranca del Penedès, muy cerca de dependencias policiales.

Durante el registro los investigadores localizaron tres palets de productos congelados y gran cantidad de marihuana envasada en bolsas con un peso de 82,8 kilos que, según la tabla de precios redactada por el Ministerio del Interior, tendría un precio en el mercado y · legal de unos 420.624 euros.

Por otra parte, agentes de la División de Tráfico comprobaron que se había manipulado el software del tacógrafo con el objetivo de alterar los kilómetros realizados con el objetivo de evitar paradas y así agilizar el transporte de la droga. El detenido también fue denunciado administrativamente con una sanción de 4.000 euros.

El detenido pasó a disposición judicial el 2 de noviembre ante el juzgado de instrucción en funciones de guardia de Vilafranca del Penedès, que ordenó el ingreso en prisión. Las gestiones que ha llevado a cabo la Policía Local con posterioridad, previa autorización judicial, han permitido que se entregaran las diez toneladas de producto congelado a una entidad benéfica sin ánimo de lucro, la Asociación Eco de recursos sociales y solidarios de Vilafranca del Penedès.

Port de Tarragona