La fiscalía pide 18 años y medio de prisión para el hombre acusado de querer matar al presidente Pedro Sánchez

Envió varios mensajes anunciando sus intenciones y pidiendo ayuda para formar un comando

Foto: La Moncloa

La fiscalía pide 18 años y medio de prisión para el hombre acusado de querer matar al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. Manuel Murillo, de 64 años, fue detenido en Terrassa en septiembre de 2018 y está en prisión desde entonces. Hijo del último alcalde franquista de Rubí, tenía un arsenal de armas de fuego, era un experto tirador y envió varios mensajes anunciando su intención de asesinar Sánchez. Pedía ayuda para formar un comando y para conocer la agenda concreta del presidente. Murillo comenzó sus manifestaciones a raíz de la intención del Gobierno de exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos.

Murillo anunció sus intenciones en un grupo de Whatsapp, pero también en mensajes directos a algunos contactos. «No podemos permitir que humillen el Generalísimo ‘. Si es preciso me voy armado y me sentaré en la tumba de Franca y si se acercan disparo». Este es uno de los primeros mensajes que envió. A su juicio, era necesario un levantamiento, un golpe de estado para derrocar al gobierno socialista. «Mi mayor ilusión es meter el traidor de Sánchez debajo de la lápida de Franco», decía durante el verano de 2018.

El 12 de septiembre de 2018 abrió una conversación privada con una coordinadora de Vox en el Vallès y le expresó que quería matar Sánchez, que él lo hacía, pero que necesitaba ayuda. «Soy un francotirador y con un tiro preciso acaba con Sánchez antes que hunda del todo España», apuntaba Murillo, que añadía que necesitaba alquilar un piso cerca y que no le importaba morir si «salvaba España». La fiscalía le pide 18 años y medio por los delitos de homicidio en grado de proposición, depósito de armas y municiones de guerra, tenencia de armas prohibidas, depósito de municiones no autorizadas y tenencia de explosivos. Cuando los Mossos le detuvieron el 19 de septiembre encontraron 16 armas de fuego cortas y seis largas, incluyendo un fusil, un subfusil y cuatro rifles de altísima precisión. En el coche tenía dos pistolas, una de ellas modificada e ilegal.

Port de Tarragona