Actuaciones en clubs de Girona y Valencia en un golpe policial contra una banda internacional de proxenetas que vendía mujeres a 6.000 euros

Se ha liberado a 10 mujeres, cuatro en Valencia y dos en Girona

Momento en que se produce una de las detenciones durante una entrada policial a la vivienda de uno de los proxenetas. / CNP

La Policía Nacional, en el marco de un equipo de Trabajo formado por España, Rumanía, Suiza, República Checa y Reino Unido, han desarticulado una organización internacional que explotaba a mujeres de nacionalidad rumana captadas mediante el método “lover boy”. Entre las actuaciones policiales se encuentran clubs de la provincia de Girona y Valencia, donde se liberaron a una decena de mujeres.
Las víctimas, embaucadas con falsas relaciones sentimentales, eran trasladadas a diferentes países de la Unión Europea como España, Italia, Reino Unido, República Checa, Suiza, Dinamarca y Alemania para ejercer la prostitución en clubes de alterne y en la vía pública. Los líderes de la organización, para no levantar sospechas, movían con frecuencia a las víctimas de país e incluso eran vendidas entre los miembros del grupo criminal por cantidades cercanas a los 6.000 euros. En la fase final de la operación se llevó a cabo un dispositivo policial coordinado en España, Rumanía y República Checa, en el que se detuvo a 14 personas –siete en España y siete en Rumanía- y se liberó a 10 mujeres, seis de ellas en España y cuatro en el país rumano.

Actuaciones en Girona y Valencia 

Esta organización, de carácter transfronterizo, captaba a mujeres estableciendo una relación sentimental con el propósito de crear una gran dependencia. La manipulación era tal que las mujeres creían no poder vivir sin sus explotadores y soportaban coacciones, humillaciones y agresiones de todo tipo. Finalmente, eran trasladadas desde Rumania a diferentes países de la Unión Europea donde eran obligadas a ejercer la prostitución en clubes de alterne y en la vía pública.

La investigación ha permitido constatar que la organización buscaba de manera constante ampliar su negocio. Así, en España intentaban integrar a nuevos proxenetas con el fin de atraer más mujeres y sobre los que aplicar una tasa diaria por ejercer la prostitución en los clubes y zonas de su influencia, principalmente las provincias de Valencia y Girona. Los beneficios obtenidos eran blanqueados a través de testaferros y empresas ficticias, y destinados a la adquisición de bienes inmuebles (casas y terrenos), vehículos y accesorios de lujo (relojes y joyas), apertura de cuentas corrientes, consumo de drogas y juegos de azar. Los agentes han constatado que la organización desmantelada comerciaba con las mujeres, demostrando la “propiedad” de ellas al ser compradas por unos 6.000 euros a sus anteriores proxenetas.

14 personas detenidas y 10 mujeres liberadas

La operación policial, dirigida contra todos los escalones de la organización, ha concluido con 11 registros domiciliarios -seis en Rumanía y cinco en España- y dos inspecciones en clubes, uno en República Checa y uno en Rumanía. En esta fase final se ha arrestado a 14 personas -siete en Rumanía, seis en la provincia de Valencia y una en Girona- y se ha liberado a 10 mujeres, seis de ellas en España (cuatro en Valencia y dos en Girona). A su vez, se ha intervenido más de 5.000 euros en efectivo, cinco vehículos de alta gama, joyas de gran valor, armas blancas, varios teléfonos móviles y diversa documentación de interés.

Port de Tarragona